Orgullo femenino

Hands writing on old typewriter over wooden table background

La voz en corto

Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

A la bióloga húngara Katalin Karikó, quien estudió en su tierra natal y vive en los alrededores de Filadelfia, le debemos el descubrimiento de la ARN mensajero, que hace que las propias células creen una respuesta contra los agentes externos, es la forma nueva de hacer vacunas de Pfizer y Moderna para enfrentar al covid-19; es la científica más influyente del planeta, pero ha trabajado a la sombra hace años porque sus descubrimientos

fundamentales no habían sido financiados por ser mujer, incluso Merck Sharp & Dome le negó 10 mil dólares para seguir con sus investigaciones, pero llegó Biontech que la apoyó los últimos años para fortuna de la humanidad, posiblemente será galardonada con el Premio Nobel de Bioquímica.

Todo lo descrito ya está en las redes por lo que sólo he copiado y aquí lo reproduzco para hacer énfasis en que a la mujer se le sigue discriminando incluso en la ciencia, pero cuando se les da la oportunidad es un alarido de capacidad.

La historia nos da ejemplos de mentes brillantes empezando con Madame Curie hasta llegar a nuestra actual científica.

Por obvio de espacio no detallo las mujeres que han destacado a lo largo de los siglos inclusive y a la cabeza nuestras mexicanas que con una actitud digna construyen hogares y el andamiaje de nuestro país.

[email protected]