Piden a matrimonios que eviten violencia

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

La iglesia católica exhortó a los matrimonios o concubinos a la conversión del corazón, a mantener el respeto y la comunicación para evitar la violencia intrafamiliar que, en algunos casos, termina en tragedia.
Luego de que un joven presuntamente decidió quitarse la vida, tras discutir con su esposa y, el reciente caso de un hombre que golpeó a su pareja, la cual horas después murió en el hospital, monseñor insistió que las familias deben abrir un espacio a la lectura de la Palabra de Dios para reconvertirse.
“(Para evitar la violencia intrafamiliar y dirimir diferencias) Creo que empieza por la conversión del corazón, la humildad, tiene tres cosas: respeto, diálogo y comunicación, es indispensables en el matrimonio, si no hay respeto ya no hay nada; así como la confianza que dialoguen y la comunicación”, señaló.
Dijo que a propósito de la lectura y de que es el domingo de la palabra de Dios, las familias deben celebrar la palabra de Dios en casa, leyendo su Biblia.
“Que le hagamos en medio de la familia, el altar, el espacio, el santuario a la palabra de Dios que como familia la leamos; que el papá y la mamá conozcan la palabra y junto con sus hijos celebren la palabra en casa. La iglesia doméstica donde la palabra de Dios ilumina, que la Biblia sea un libro muy usado, muy usado por la familia”, insistió.
Además, el prelado fue enfático en señalar que, en aquellos casos donde hay un presunto responsable de delitos como feminicidios, y en cualquier otro, las autoridades deben actuar buscando la verdad para aplicar el castigo justo. “Está muy claro, deben hacer justicia”, puntualizó.

EL DATO:
MAYOR RESTRICCIÓN
Ayer se observó una mayor restricción en el ingreso a la catedral de la Inmaculada Concepción en atención a los lineamientos de la autoridad de salud de los tres niveles, a causa de la pandemia de covid-19. Algunos niños aprovecharon la ocasión de haber podido asistir al templo y con sana distancia recibieron la bendición del obispo Eduardo Carmona Ortega.