¡No al malinchismo!

Hoy que es un aniversario luctuoso más de La Malinche, aprovechemos para conocer un poco más sobre el término malinchista y saber si está bien aplicado o no

Carolina Muñoz

Colaboración

Seguramente alguna vez has escuchado algo así como “prefiero ir a los Estados Unidos a comprar mi ropa porque ahí es de mejor calidad”, o “¿No vayas a tal restaurante, porque cocinan con puros productos mexicanos y no está chido, mejor ve al otro donde todo es importado?”. Bien pues este tipo de comentarios son de una persona malinchista, la cual cree que las cosas del extranjero siempre serán mejores que en su país.

Este término, dicta la Academia Mexicana de la Lengua que: proviene de La Malinche, apodo de Marina, quien también es conocida como Malina, Malintzin o Malinalli, a quien se le relaciona como amante de Hernán Cortés, el conquistador de México.

La academia señala que este término se ha acuñado durante años a La Malinche por la preferencia de ella por un extranjero, fue así que su nombre se empleó para formar el derivado malinchismo con el significado de “actitud de quien muestra apego a lo extranjero con menosprecio de lo propio”. De esta voz se desprende otro derivado, malinchista, referente a la persona “que muestra apego a lo extranjero con menosprecio de lo propio”.

Hoy que es un aniversario luctuoso más de La Malinche, aprovechemos para conocer un poco más sobre el término malinchista y saber si está bien aplicado o no.

Términos

Sobre esto, el maestro y doctor en Historia y Sociología por parte de la Universidad Veracruzana (UV), Gualberto Díaz González, habló acerca de los términos.

“Esté término proviene de la historia de la conquista de México, recordemos que Hernán Cortés emprendió una aventura al conquistar México, Tenochtitlan…Pasó por diferentes espacios geográficos y al pasar por Tabasco los españoles ganaron los enfrentamientos que tuvieron con los grupos originarios de la región y a Hernán Cortés, le dieron como trofeo le dieron a Malinalli”, explicó.

Malinalli, era una joven muy bella, fue amante de Hernán Cortés y también su traductora porque aparte de bella, también era muy inteligente. Para los españoles fue clave en muchas de las batallas y diálogos de Hernán Cortés con los indios, explicó el historiador.

Sin embargo, detalló, esto no quiere decir que la Malintzin haya sido una traidora, pero la información con el paso del tiempo a veces llega tergiversada.

Traición

Resaltó que para los mexicas de aquella época, la Malinalli quedó como una traidora porque sirvió como traductora a los españoles, pero para los tabasqueños no lo era debido a que fue un obsequio.

Para el imaginario de México, ella quedó como traidora, pero es una mala interpretación, resaltó el historiador.

“Hoy en día la gente que pronuncia esas palabras es porque no conoce la historia de México, mucho menos el significado de la palabra y mucho menos todavía la historia de Malinalli”, agregó.

Al cuestionársele sobre su está mal aplicado el término “malinchista”, detalló que en el colectivo significa traidor, “que no quieres a tu pueblo o que reniegas de tus orígenes, pero no se conoce lo que está detrás de la historia de la Malinche”, dijo el catedrático de la UV.

“Es producto del racismo interno de México hacia los pueblos originarios, asimismo, como algunas otras palabras de uso común como “naco”, que viene del racismo que se ha ido cultivando desde hace muchos años”, apuntó.

Varias ideas

Es por ello que debemos mirar al pasado y recuperar los personajes de la historia, reivindicarlos, ver qué ellos han hecho lo que somos hoy en día y no quedarnos con una sola idea de algo.

Dijo que Malinalli fue una guerrera que fue víctima de las circunstancias porque fue entregada como un trofeo de guerra a los españoles y no se debe se vista como traidora y el término de quien reniega de su origen debería ser reemplazado.