Malintzin, ‘princesa’ que unió 2 mundos

Nacida princesa, Mallinali tuvo una vida de novela, y la historia ha sido injusta con ella al tacharla de traidora, nada más lejos de la realidad, pues al ser vendidas esclavizada no tuvo otra alternativa

Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba

Huiloapan de Cuauhtémoc.- Malintzin una mujer que no fue solo la traductora que se unió a los españoles, sino fue una mujer desechada por su familia por su género, esclavizada, violada y pasada “de mano en mano” hasta ser entregada a los españoles, con quienes forma parte de la historia por jugar un papel importante en la conquista española.

Fue una mujer que pasó de ser heredera de un padre poderoso a esclava y al final traductora, consejera y amante del conquistador Hernán Cortés, explicó en entrevista Rafael Aguilar Torres, director de Cultura y Turismo de Huiloapan de Cuauhtémoc.

Ce- Malinalli Tenepátl, que quiere decir hierba o hierbita, (conocida también como Malintzin o Doña Marina) era una mujer náhuatl originaria de Veracruz, se cree que habría nacido en el año 1500, posiblemente en Oluta cerca de Coatzacoalcos, antigua capital olmeca situada entonces al sureste del Imperio azteca, en el hoy estado de Veracruz, hija de Chimalpain, cacique de Painala y de Cimátl, señora de Oluta y Jáltipa, creció y se educó como una princesa hija de dos grandes señores.

Pasó sus primeros años de vida en la zona sureste del estado de Veracruz. Era hija de un cacique local que falleció cuando ella era una niña y a ella le correspondía ser heredera de los dominios de su padre.

Sin embargo, su madre, Cimátl, contrajo matrimonio con otro jefe indígena de la zona con quien concibió un varón, y empezó el conflicto de quién era el heredero del cacicazgo y fue solucionado cruelmente para Malintzin.

Y para que no hubiese un estorbo, dieron de noche a la niña a unos indios de Xicalango para que no fuese vista, y empezaron a decir que se había muerto.

Comerciada como esclava

En el mercado de Xicalango, la niña fue comerciada como esclava y finalmente cayó bajo el dominio del cacique de Tabasco.

Hernán Cortés había emprendido su campaña por la conquista de México cuando se enfrenó al pueblo maya de Tabasco en la batalla de Centla en la que resultaron victoriosos los europeos.

El cacique del lugar, para “apaciguar” al español, en 1519, le hizo varios regalos como una veintena de esclavas entre las que estaba Malintzin, quien en ese momento contaba sólo con 19 años.

Debido a que en ese tiempo era aceptado el concubinato pero solo con mujeres bautizadas, Malintzin recibió la purificación de la fe católica y el nombre de Marina.

Entonces fue entregada por Cortés a su capitán Alfonso Hernández, pero el conquistador pronto descubrió el gran valor que tenía la mujer que sabía náhuatl y maya, así como sus variantes.

Y más allá de eso, pronto Hernán Cortés la hizo su propia amante cuando ella tenía 15 años. Por lo que, de una condición noble a la de esclava, abandonada y negada por su padres, pasa a muy temprana edad a manos de desconocidos, violada por los invasores castellanos en la pubertad.

Se convierte en intérprete y consejera de Hernán

En su travesía hacia la toma del Imperio azteca, entre 1519 y 1521, la mujer dejó de ser Malintzin y pasó a ser Doña Marina, logrando encumbrarse en lo más alto de la avanzada conquistadora.

Documentos de los cronistas de la época como los códices indígenas muestran cuál era la alta posición que alcanzó la joven indígena apenas salida de la adolescencia entre los conquistadores.

Doña Marina tenía mucho ser y mandaba absolutamente entre los indios en toda la Nueva España. Y es que cronistas señalan que sin Doña Marina no podrían haber entendido la lengua de la Nueva España y México, pues se convirtió en una mujer “entrometida y desenvuelta”.

Sin embargo, su posición iba más allá de ser una simple traductora con los emisarios de los pueblos, incluidos los del imperio azteca.

En los documentos históricos, se señala que logró el entendimiento entre las culturas, sin el cuál, la conquista pudo haber sido mucho más violenta.

“El multilingüismo la puso en un lugar muy privilegiado. Pero también se le consideró la cara visible de Cortés en el sentido de la interpolación que podía tener con pueblos originarios”, señala la historia.

Fue una mujer con mucho poder

“Malitzin sirve de interprete, es la mediadora, la consolidará y sirve a Hernán Cortés para llegar al imperio mexica”, dio a conocer el investigador.

A Malintzin se le atribuye haber usado su conocimiento de la lengua, cultura e idiosincrasia indígena para poner el tablero cargado a favor de los conquistadores.

En particular se le culpa de una de las más grandes masacres de la conquista en Cholula, de la que las crónicas españolas le atribuyeron el descubrimiento de una conspiración para matar a Cortés.

Unos 6 mil cholutecas murieron a consecuencias de la venganza de los conquistadores. Y muchas muertes más hasta la caída del Imperio azteca son vinculadas a la Malinche, a quien señalan que “traicionó” a su propia sangre.

Da a luz al primer mexicano mestizo

Más adelante se convirtió en la compañera de Hernán Cortés, no solo estuvo a su servicio como mensajera y consejera, sino también como amante con quien en 1522 procreó a con Hernán Cortés a su primer hijo Martín Cortés, quien es considerado el primer mexicano mestizo conocido con nombre y apellido.

Hernán Cortés le ordena casarse

Tras la caída de Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521 y del nacimiento de su hijo Martín, Malinalli se quedó en una casa que Cortés le construyó en Coyoacán, muy cerca de la capital mexica.

Cortés posteriormente, en Huiloapan de Cuauhtémoc, Veracruz, quien obviamente no amaba a la indígena, casó a Malintzin con un hidalgo, Juan de Jaramillo, de quien se sabe que ella tuvo otra hija, María Jaramillo.

La Boda de Malintzin y Juan de Jaramillo

La primera boda religiosa entre un español y una indígena en la Nueva España y se celebró en tierras hoy huilapenses en 1524.  La evidencia física del hecho, es la denominada “Piedra de La Malinche” la cual tiene una inscripción del año 1524 de la realización de la boda, y en donde se observan los nombres de Juan de Ayora y Juan de Tecto, dos de los frailes franciscanos que acompañaron la expedición de Cortés a Honduras.

Huiloapan, cuna del Mestizaje. La Herradura es un lugar llamado así actualmente por su forma de herradura, la cual se conserva como símbolo que se acuerda del mestizaje, pues se señala que ahí se desarrolló la celebración de la boda.

En este lugar se celebró la boda religiosa, no se sabe si existió algún santuario o algo similar, toda vez que la iglesia de la Inmaculada Concepción se construye originalmente 1632 y se derrumbó en el año de 1973 a causa de un sismo que sacudió a la región.

Sin embargo, en la cúpula ubicada en el atrio, se le conoce como un vestigio de la antigua iglesia; los platos que están incrustados sobre ella, son símbolos de la boda entre Malintzin y Juan Jaramillo.

Lugar de Reconciliación Nacional

Del náhuatl Huilo-a-pan significa en el agua o río de las Palomas, y a través del tiempo este municipio ha sido llamado Huiloapan de Cuauhtémoc por su paso de Hernán Cortés por estas tierras, trayendo como prisionero a Cuauhtémoc, por eso el nombre.

Fue 1859 cuando Huiloapan dejó de pertenecer al Cantón de Orizaba y pasó a ser municipio libre.

El escudo de este municipio está representa la imagen de Malintzin y Juan Jaramillo soldado español, que representa la unión de dos culturas a través de la boda religiosa. Hasta arriba tiene el símbolo de una paloma, además también se representan las montañas, como lo es el Gentil y San Cristóbal, así como la imagen del río Blanco.

El dibujo lo realizó una maestra Margarita Ordaz Chocolat, de nivel primaria en 1971, quien convocó a los estudiantes a aportar ideas, y logró conjuntar y pintar el escudo, donde la figura central es la representación de la boda entre dos culturas.

Actualmente, Huiloapan de Cuauhtémoc es considerado el lugar de la “Reconciliación Nacional”.

Incierta la fecha de su muerte

Poco después, Cortés la llevó consigo para calmar una rebelión en Honduras en 1524-1526, sirviendo nuevamente como intérprete.

Es verdad que ella se da voluntariamente al conquistador, pero éste, apenas deja de serle útil, y la deja en el olvido, señalan algunos textos.

No obstante, algunos historiadores estiman que murió alrededor de 1529, enferma por una epidemia de viruela que hubo en 1528 o 1529. Sin embargo, el historiador Sir Hugh Thomas, en su libro Conquest afirma que la fecha probable de su muerte es 1551, deduciéndolo por cartas que descubrió en España, que se refieren a ella como aún viva en 1550.

Buscan dignificar su imagen y legado

El director de Cultura, dio a conocer que el Museo se fundó a finales de los años 60’s donde un grupo de jóvenes interesados en rescatar la historia del municipio y la difusión de boda de Malitzin y Juan Jaramillo, recaban información y reciben donación de piezas arqueológicas, fueron a las cuevas y realizaron excavaciones encontrando piezas importantes que después avaló el Instituto Nacional de Antropología. El fundador fue del Museo Huiloapan fue Rafael de Jesús Amador.

Posteriormente fue llamado Museo Malintzin 1524, debido a que ese año fue casada con Juan de Jaramillo en este municipio, el cual actualmente se encuentra detenido el proyecto de la construcción de un nuevo recinto, debido a que la pandemia detuvo los recursos que serán destinados para esta obra de rescate.

Malintzin, verdadera unificadora de culturas

Desde hace tres años a la fecha, cada año se organiza un festival de la representación de la Boda de Malintzin y Juan Jaramillo, con la finalidad de recordar que este municipio formó parte importante de la Historia y la Conquista de México.

Actualmente, consideran que sin la ayuda de doña Marina, los españoles, no hubieran entendido los idiomas de la Nueva España y de México, por lo que independientemente de ser víctima y sobreviviente, fue un puente importante entre las diferentes culturas.

Y aunque para muchos es considerada una traidora, lo que se describe es que su vida fue complicada, vendida como esclava en la infancia y luego entregada a los españoles como sirvienta y concubina.

Reducida por sus circunstancias a la mayor indefensión, hizo uso de una extraordinaria inteligencia y rapidez de juicio no solo para sobrevivir, sino para mejorar considerablemente su posición y la de sus descendientes.