Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 1,14-20:

Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio”.
Caminaba Jesús por la orilla del lago de Galilea, cuando vio a Simón y a su hermano, Andrés, echando las redes en el lago, pues eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres”. Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.
Un poco más adelante, vio a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que estaban en una barca, remendando sus redes. Los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre con los trabajadores, se fueron con Jesús.
Palabra del Señor.

Esta palabra es un llamado de Jesús a seguirlo, es para ti que vives ocupado en la familia, en el trabajo, en la escuela. El Señor no llama gente que no tenga nada que hacer, por el contrario, llama a la gente que está ocupada, que sabe valorar su tiempo y sus actividades, gente que no le gusta perder inútilmente el tiempo, para que lo ocupe en cosas realmente importantes.
Por eso llama a estos pescadores, que están ocupados echando sus redes al lago, te llama a ti también, porque quiere que seas pescador de hombres. Que a tantas personas que viven en este mundo tan complejo los lleves a la red de la Iglesia, para que sean peces de Cristo.
Muchos viven su vida desorientados en la rutina de la vida, no viviendo sino sobreviviendo, llevando una familia triste y gris, sin un horizonte más que en este día ver un partido de futbol y comer algo, para que mañana vayan a una rutina más al trabajo o a la escuela. Algunos otros tratando de conseguir cariño intentando seducir a alguien que les haga sentir importantes; algunos más sin encontrar nada que valga la pena y por ello se refugian en el alcohol, en robar o dañar a los demás ante la propia frustración de sus vidas.
Ahí está tu misión, atrapa y rescata a esos hombres para Cristo, muéstrales que la felicidad que no han encontrado está en Jesús, se “pescador de hombres” para Cristo en su Iglesia, eso vale la pena hacer en la vida.