Viven familias su propio Ayotzinapa

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

El caso Ayotzinapa es una muestra de la barbarie que vive nuestro país; es también una muestra del poder que tiene el crimen organizado para corromper instituciones como la Sedena y las policías municipales que se ponen al servicio de estos grupos.

Ante esto, defensores de derechos humanos, señalaron que la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa es un acto que le duele a México. Los mexicanos viven dentro un estado de terror cada día, miles de familias viven su propio “Ayotzinapa”.

Ana Lilia Jiménez Sandoval, integrante del Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, destacó que el caso de Ayotzinapa es emblemático, que refleja la impunidad y el abandono que tiene el Gobierno hacia los desaparecidos en el país; así como las complicidades de funcionarios e instituciones que están al servicio de grupos criminales.

Hugo Guzmán, cineasta y defensor de Derechos Humanos, detalló que “los 43 normalistas de Ayotzinapa y las miles de personas desaparecidas en el país deben de ser buscadas, debe  haber líneas de investigación sólidas, planes de búsqueda, porque la sociedad es víctima de un terror inmenso; vivimos con el miedo de salir a la calle”.

El activista Jairo Guarneros señaló que cada vez son más voces que piden el esclarecimiento del caso, pero sobre todo exigen justicia para que todos los funcionarios involucrados sean castigados”.