Crece depresión en niños y adolescentes

AVC Noticias

Agresivos, intolerantes, malestares físicos, apáticos y desafiantes, son algunas de las alteraciones de los estados de ánimo que presentan algunos niños, niñas y adolescentes por la disminución de actividades al aire libre, el aislamiento en casa y la falta de convivencia con sus iguales de escuelas, advirtió el médico psiquiatra del Instituto de Salud Mental de Veracruz, Rodrigo Morales.
Todo lo anterior, hizo crecer el riesgo de síntomas depresivos en niños, niñas y adolescentes que pudieran presentar tendencias suicidas o conductas autolesivas, advirtió.
Exhortó a los adultos a poner a atención en los menores de edad porque han sido diez meses de aislamiento en casa a causa de la pandemia del coronavirus, en la que se volvió casi nula la interacción con amigos y amigas, y hubo un cambio de hábitos cómo la interrupción de asistir a la escuela y practicar algún deporte al aire libre.
Rodrigo Morales alertó que a diferencia de los adultos, los síntomas de depresión son más difíciles de detectar en niños, niñas y adolescentes.
“En los menores es más común que haya malestares físicos, se vuelven irritables, poco tolerantes, agresivos, se muestran apáticos, tienen múltiples quejas de estar aburridos, sensación de no seguir con la carga de las clases en línea, tienen conductas negativas o desafiantes, son señales de alteración del estado de ánimo que puede ser depresiva” dijo.
Invitó a los familiares a estar pendientes de los desarrollos de síntomas depresivos en menores de edad, porque el hecho de que estén en casa, no significa que se sientan bien.
“Es una población que estamos considerando que puede desarrollar un mayor riesgo de desarrollar problemas de adaptación que tenga que ver con síntomas depresivos, hasta el momento no hay estadísticas que nos hable que aumentaron las conductas suicidas o conductas autolesivas en adolescentes” expuso.
Previo a la pandemia del coronavirus que obligó a las familias a quedarse en casa, ya había casos de niños, niñas y adolescentes con padecimientos de estrés o depresión que necesitaban atención de un psicólogo, psiquiatra o especialistas en esta área de la salud, especificó.
Aunque se carecen de datos oficiales de las secretarías de Salud estatal y federal que hablen de un aumento de síntomas de depresión entre menores de edad, sí comienzan a presentarse más.
“Los niños, adolescentes vieron interrumpido ese proceso, o se da de forma parcial. Ahora pensemos en las familias pequeñas, que sólo viven con mamá, o con papá, o sólo son dos hermanos; obviamente el desarrollo social de estos niños si sufren alteraciones” finalizó.

FRASE
“¿Por qué los niños son una población que no debemos perder de vista en la pandemia? Porque son vulnerables, que dentro del contexto social y de familia parecería que no les puede pasar nada, porque están en casa, no van a la escuela, y entonces están seguros por estar en casa, pero no es suficiente”.
Rodrigo Morales
Médico psiquiatra del Instituto de Salud Mental de Veracruz