‘La vacuna es una esperanza’

Carolina Vázquez Dector es parte del personal de salud que ya recibió la dosis contra el covid-19, y asegura que aún no se debe bajar la guardia

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

Ser de las primeras en recibir la vacuna contra el Covid-19 representa una esperanza, pero también una responsabilidad para continuar luchando contra este enfermedad.
Carolina Vázquez Dector es técnico radiólogo, y fue una de las primeras trabajadoras del sector salud en recibir la dosis contra la enfermedad que ha provocado la muerte de miles de personas en el mundo, un acto que considera muy importante, aunque los nervios por formar parte de este precedente estuvo latente.
“Sí tenía cierto temor, nerviosismo por todo lo que circula en redes sociales, aunque obviamente las ventajas son muchísimas, porque el trato con los pacientes es diario”, apuntó.
Aún con el nerviosismo que representaba recibir la primera dosis de combate, dijo que su intento fue ser más objetiva, pues como trabajadora de la salud lo primero que pensó fue en los pros y los contras de recibir la vacuna.
En su función dentro del hospital como técnico radiólogo, es indispensable su trabajo para los diagnósticos y evolución de los pacientes Covid-19, y el recibir la vacuna hace que en el sector salud se comience a respirar un poco de aire de tranquilidad y esperanza.
“Como trabajador de la salud te llenas de sentimientos encontrados en esta pandemia, porque una parte de ti tiene mucho miedo de enfermarse y llevar el virus a casa, pero por otra está el amor a la profesión y la ética profesional. Aunque no les niego que a veces nos llenamos de coraje al ver a la gente sin cubrebocas, en las cantinas, a los chavos en los antros, porque mientras nosotros nos desgastamos ellos están contribuyendo a la propagación del virus”, dijo Carolina.
Con la aplicación de la primera dosis que recibió y sin provocarle ninguna reacción hasta el momento, y a la espera de la segunda dosis programada para el 4 de febrero, dice que su experiencia fue bastante buena a pesar del nerviosismo, pues considera que de alguna manera está contribuyendo para lograr disminuir la magnitud que tiene esta pandemia.
Como trabajadora de la salud, exhortó a toda la población que cuando sean requeridos a las campañas de vacunación asistan, y no hagan caso a información errónea, pues como toda vacuna puede tener una pequeña reacción, lo que es normal, pero es para lograr sobrevivir a la pandemia, y no para morir en ella.
A pesar de haber recibido la primera dosis de la vacuna, Carolina sabe que eso no implica que está totalmente inmunizada porque aún falta una segunda dosis, y dice que no debe bajar la guardia y cantar victoria aún, lo que también deben aplicar todos sus compañeros y en su momento las personas que reciban la dosis, pues el estar vacunados, no significa que se tengan que confiar, pues es un virus que llegó para quedarse.
Los buenos hábitos de higiene y cuidados se deben continuar y reforzar, siendo muy importante no bajar la guardia, pues esta no es una enfermedad cualquiera, sino un virus que causó una pandemia que se llevó a muchos seres queridos, y no por el hecho de que la familia esté completa significa que dejen de pensar en los demás, empatía es lo que hace falta en el mundo, destacó.