Súper campeona

La edad no ha sido impedimento para que Emma Santander alcanzar sus objetivos, y el más reciente logro es su cinta negra Primer Dan

Mary Chuy Rodríguez
El Mundo de Orizaba

Jamás es tarde para alcanzar los sueños y más cuando se tiene el apoyo de la familia, así lo dejo en claro la taekwondoina Emma Santander, quien hace algunos días logró su cinta negra Primer Dan al lado de su compañera Renata Gutiérrez.
Ambas representantes de la escuela UTAM Orizaba, en el mes de diciembre presentaron su evaluación de manera exitosa, demostrando sus habilidades tanto en la modalidad de formas como en combate y con algunos compañeros de nivel avanzado hicieron exhibición de rompimientos.
Emma fue la única deportista que quedó de un grupo de 30 adultos que iniciaron hace algunos años a practicar taekwondo, la mayoría de ellos padres de familia que llevaban a sus hijos a clases y decidieron integrarse, por ello la maestra Haidé Jiménez Cerón hizo una mención especial.
Madre de familia, ama de casa y deportista son los roles que desempeña, siendo orgullo para sus hijos quienes la acompañaron en su evaluación, quienes en todo momento se mostraron muy felices por su mamá.
A sus 48 años dejó en claro que la edad no es un impedimento para lograr grandes hazañas.
Por su parte la pequeña Renata Gutiérrez, también hizo su máximo esfuerzo para convencer al profesor Carlos Garrido, quien resaltó que prácticamente ser Cinta Negra, marca el inicio de un verdadero compromiso dentro de este deporte.
Tras su evaluación las deportistas continuarán con sus entrenamientos para encarar futuras competencias.