Avanza 55% remodelación de exconvento

Prevén terminar el 28 de febrero

De la Redacción

Los trabajos de rescate del Ex Convento de San José se encuentran en un avance del 55 por ciento, obra que se contempla terminar el 28 de febrero, señaló Armando López Macip, presidente del Comité de Contraloría Ciudadana.
Cómo Comité se encargan de vigilar que se esté haciendo el trabajo correcto, pues no manejan ningún tipo de recurso, haciendo la función de ser los ojos de los ciudadanos, y con el apoyo del ingeniero Eugenio Raúl Martínez Macedo, director de obras públicas de Orizaba en conjunto con los residentes de la constructora, hicieron un recorrido el pasado lunes 11.
Los integrantes -Armando López Macip, Teresa María de Lourdes Cortés Castillo, Ana Cristina Guraieb Trueba, Isidra Eligió Delgado, Héctor Enfrían Ortega Castillo y Alberto Gochicoa Gómez- supervisan la administración del proyecto de rehabilitación del Ex convento de San José de Gracia, trabajos que se realizan tras la aportación del Gobierno Federal a través de la Secretaría de Cultura, y gestionada por el Ayuntamiento de Orizaba, señaló López Macip.
Recordó que el proyecto se realiza con una inversión de 19 millones 672 mil 140.24 pesos, del Programa Nacional de Reconstrucción, las visitas que se han hecho a la obra han sido varias a fin de constatar los avances.
El 18 de diciembre hizo un recorrido especial por la obra para conmemorar los 219 años de la colocación de la primera piedra del Ex Convento de San José.
Recordó que el 10 de noviembre fueron reunidos los integrantes del Comité, tras tener la autorización para la obra. Los trabajos se están haciendo de manera especial y minuciosa al tratarse de un inmueble histórico, donde además se necesitan piezas que se están fabricando lo más cercano a los originales.
“Es una obra de restauración donde no se puede usar cualquier material, y el Instituto Nacional de Antropología e Historia está pendiente a través de su delegada la arquitecta Irma Becerril, quien hace constantes visitas a la obra, y no se puede ir solo como cualquier construcción nueva, pues todo tiene que estar bajo la supervisión de la autoridad en turno, y la empresa tiene un perito restaurador que va dirigiendo las obras, pero están sujetas a la supervisión del INAH y del ayuntamiento, y nosotros como ciudadanos observamos lo que hacen, opinamos y tenemos la representación de la ciudadanía para está obra”, apuntó.