Temen las víctimas denunciar extorsión

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

El delito de extorsión como delincuencia organizada aprobada por la Cámara de diputados podría ser letra muerta o un arma de doble filo. Según litigantes de la ciudad, la ciudadanía no denuncia esto por miedo, mientras que también deja abierta la posibilidad que las personas señalen por extorsión cualquier tipo de acoso.
Se castigará hasta con 12 años de cárcel cuando la extorsión sea cometida con violencia física, psicológica o moral, y además podrá ser considerada como delincuencia organizada.
Se sancionará como miembros de la delincuencia organizada a quienes en grupo de tres o más personas realicen en forma permanente o reiterada conductas con el fin de cometer el delito de extorsión.
De acuerdo con el artículo 390 del Código Penal, la extorsión, considerada como un delito de alto impacto, la comete quien sin derecho obligue a otro a dar, hacer, dejar de hacer o tolerar algo, para obtener un lucro para sí o para otro, o causando a alguien un perjuicio patrimonial.
Para la litigante María Dolores Caña Castillo el “derecho de piso” es uno más de los actos que abarca la extorsión, y regularmente difícil de demostrar ya que generalmente se ocultan y actúan en el anonimato.
“Muy difícilmente se denuncia y por ende muy difícil de aplicar la ley. No tenemos la tecnología para ubicar a quienes extorsionan (…), casi nadie denuncia; veces ya detenidos los delincuentes, confiesan sus delitos y se lo suman a sus cargos pero porque ellos confiesan, no por investigación ni persecución policíaca”.
No obstante, en el caso de la denuncia esta guarda subjetivos por parte del denunciante. A decir la abogada Clemencia Manzur Aguilar si bien este nuevo acuerdo del Congreso representa un avance en el castigo de delitos, también significa que pueda ser un “arma de doble filo”.
“Qué tanta verdad hay en esa extorsión porque muchas veces por desquitarse de alguien van a decir que lo están extorsionando, eso es correcto, es prisión preventiva, pero cada vez se va quedando más atrás la presunción de inocencia”.
Refirió que ante una denuncia en ocasiones faltan elementos para sostener la acusación de una extorsión, y que en algún momento la presunta víctima no tenga las pruebas suficientes.
Por su parte, el regidor Gustavo Guzmán Millian, quien lleva la comisión de seguridad, reveló que este delito es uno de los más comunes en la ciudad que llegan a afectar a diversos sectores, no sólo a empresarios o comerciantes, sino también a trabajadores, por lo que recomendó denunciar esto al 911.