Tejen con lana sus sueños

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

El matrimonio conformado por Elizabeth López Camilo y Roberto López González es uno más de los afectados por la pandemia de covid-19. Procedentes de Soledad Atzompa, con un niño en brazos e ignorando el frío que les congela los dedos, sus manos continúan tejiendo sus creaciones que van desde calcetas hasta gorros y el quechquemitl (capa) que ofrecen al interior del Museo de Córdoba.
Con 24 años de edad, ambos se turnan el cuidado de su primer hijo de apenas 10 meses, Ezequiel, con la esperanza de que sus ventas mejoren pues su estadía en esta ciudad les cuesta el pago de una renta temporal. Entre sus diseños hay desde animales como cascos guerreros y accesorios para dama, útiles en esta época de frío.
“Sólo vinimos de temporada, cada año buscando el apoyo. Nos lleva tiempo hacer cada pieza porque vamos viendo los detalles, a veces tardamos una semana. Con la pandemia nos ha afectado mucho porque antes entraba más gente al museo y ahorita es poca la que llega”, expresó.
Cuidando las medidas sanitarias como el tapete para desinfectar el calzado, el uso de cubrebocas, la aplicación de gel antibacterial y conservando la sana distancia, la pareja compartió que para poder aumentar su producción, su esposo Roberto
“Son productos hechos a mano, con tintes naturales algunos de estambre, otros con lana de borrego como el quechquemitl que tiene es laborioso pero que puede durarles mucho tiempo con un buen cuidado. Tiene un costo de seiscientos pesos. Traemos para niños y damas, guantes, pantuflas, morrales, collares”, detalló.
El matrimonio que aún conserva su lengua náhuatl, permanecerá en el Museo de Córdoba hasta finales de enero, a excepción de los lunes, con una gran variedad de productos como calcetas, gorros, bufandas, suéteres, quechquemitl (capa), figuras de animales dragones, ranas, dinosaurios, pingüinos, accesorios y demás productos acordes a la temporada invernal.