Caos en el Capitolio

Agencias
La jornada en la que el Congreso debía certificar la victoria de Joe Biden en los comicios de noviembre pasado, se convirtió en un día de caos y violencia en el que se tuvo que interrumpir el proceso que marca el final del ciclo electoral.
Seguidores del presidente Donald Trump irrumpieron este miércoles en el Capitolio (la sede del Congreso estadunidense en Washington D.C.) mientras se llevaba a cabo el proceso de certificación de los votos de las elecciones del pasado 3 de noviembre.
El asalto al edificio se prolongó durante varias horas ydejó al menos una víctima mortal, una mujer que recibió un disparo en el pecho, cuya identidad no se hizo pública.
La sesión fue suspendida, la ciudad decretó toque de queda, la Guardia Nacional se desplegó y el mundo vio una imagen iinconcebible de Estados Unidos, el país que se enorgullece de ser la primera democracia del mundo.
El vicepresidente,Mike Pence, fue evacuado y los legisladores se pusieron a refugio mientras la policía usaba gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes del edificio, tratando de evitar medidas más duras que desatasen una escalada de violencia.
La televisión mostraba imágenes de agentes de seguridad con sus armas desenfundadas protegiendo las puertas de las salas del Capitolio y de ciudadanos rompiendo las ventanas para entrar.

Echa Trump gasolina al fuego
A las 4.30 de la tarde, Trump publicó una declaración grabada en la que pidió a sus seguidores que abandonaran el lugar, pero echó más gasolina al fuego, insistiendo en que les habían robado la elección.
“Nunca concederemos, nunca aceptaremos la derrota”, enfatizó ante una multitud que gritaba “luchemos por Trump”.
Por su parte el presidente electo,Joe Biden, denunció que lo ocurrido era “una insurrección, no una protesta”,e invitó a Trump a pedir el fin del asedio.

Miércoles negro
El Senado y la Cámara de Representantes celebraban la sesión para contar los votos electorales enviados por cada Estado y certificar la victoria de Biden, mientras que Trump seguía agitando a sus seguidores con el fantasma de unas elecciones fraudulentas, delas que no ha mostrado pruebas.
Los manifestantes se habían concentrado frente a la Casa Blanca, donde esperaban para escuchar las palabras del mandatario en funciones, en las que señaló: “Nunca nos rendiremos, nunca concederemos [la victoria de Biden]”.
Azuzados por estas palabras, los trumpistas recorrieron la gran Avenida Constitución y el Mall Nacional en dirección al Capitolio. Una vez allí, estalló el conflicto.
Tras enfrentarse a la policía en los accesos, algunoslograronentrar en el recinto, lo que llevó a suspender las sesiones de los legisladores y bloquear los accesos a los salones del Senado y la Cámara de Representantes.
El vicepresidente Mike Pence, quien presidía la sesión de certificación, fue trasladado a un lugar seguro, mientras otros legisladores se resguardaron en sus oficinas.
Videos publicados en redes sociales muestranenfrentamientos entre guardias y manifestantes en los salones del Capitolio.
En imágenes difundidas en internet se pueden ver a manifestantes en el interior del hemiciclo del Senado, debido a lo cual, La alcaldesa de Washington DC anuncióun toque de queda efectivoen la ciudada partir de las 18:00horas.