Amigos de Samara están en shock por asesinato

AVC

Xalapa, Ver.- La desaparición de la presidenta del Club Rotaract “Kairos Xalapa” Samara Aurora Arroyo Lemarroy causó un “shock” entre los integrantes, porque nunca pensaron que ella pudiera ser víctima de un delito de esta naturaleza, menos que la asesinaran, dado que era una mujer dedicada a estudiar, a ayudar a los demás y convivía en son de paz.

A partir de la desaparición de Samara el 23 de diciembre del 2020, y la localización de su cuerpo sin vida, tras haber sido asesinada por el entrenador del gimnasio William “N”, los integrantes del Club Rotaract, comenzaron a implementar medidas de seguridad, de protección entre ellas y ellos mismos, cómo avisarse a dónde irán, con quién estarán y a qué hora planean regresar.

Una de las recomendaciones que se dicen es “No pares en Cardel, por ningún motivo pares en Cardel. Síguete derecho y avisa a qué hora llegas”.

Las familias que conocían y convivían con Samara, expresaron que en la noche del 24 de diciembre cuando confirmaron que su padre, madre, compañeros del trabajo y amigos nadie la había localizado, sintieron que “algo raro estaba pasando, porque ella no se perdía”.

Expresaron que por primera vez experimentaron una sensación de no saber qué pasa, “raros, en shock, no sabíamos que estábamos sintiendo. Escuchar que Samara estaba perdida no, no, no sabíamos que sentir”

“Es la primera vez que tenemos un ataque directo, nunca nos había pasado”

Una semana antes de la desaparición de la presidenta del Club Rotaract “Kairos Xalapa” Samara Aurora Arroyo Lemarroy se reunió con las familias que lo integran, para planear los apoyos que darían en los siguientes días antes de finalizar el año 2020.

Samara degusto del helado y postres que tanto le gustaban, confió a sus amistades que deseaba regalar 15 teléfonos celulares a los niños y niñas de la comunidad El Conejo, municipio de Perote, a fin de ayudarlos a continuar sus clases desde casa, debido a que la pandemia del coronavirus les impide asistir a las aulas.

Las amistades sabían que acudía a un gimnasio de Xalapa, le gustaba hacer ejercicio, era disciplinada, alegre, entusiasta y creía que ayudar a los que menos tienen, era regalar sonrisas y esperanzas a que se podía tener un mundo mejor.

Samara estudió Dos maestrías: Una en Enseñanza porque deseaba dar clases y la otra en atención a pacientes con diabetes, ambas en universidades en el extranjero.

Las amistades de Samara explicaron que estará con su papá y mamá, porque pudieron localizar el cuerpo sin vida, y no se quedarán con la incertidumbre de qué pasó cómo ha ocurrido con los casos de otras personas desaparecidas.

En la noche del jueves 07 de enero, las amistades de Samara acudieron a la plaza Sebastián Lerdo para manifestarse por su desaparición y asesinato.

Ahí escribieron el nombre de “SAM” y colocaron sobre las letras velas y veladoras a fin de darle luz tras su asesinato, y pedir a las autoridades del gobierno de Veracruz y a la Fiscalía General del Estado (FGE) que no quede impune el delito y haya castigo para William N.

Anunciaron que llevarán los 15 teléfonos celulares a los niños y niñas, para continuar con la ayuda humanitaria que ella daña en vida.

“Nunca creímos que a Samara pudiera pasarle algo porque era muy buena, se dedicaba a trabajar, estudiar, ayudar a los demás y hacer ejercicio, no le hacía daño a nadie, entonces no había motivos para que le hicieran daño a ella” finalizaron.