Fuman menores hasta 5 cigarros

De la Redacción

A los 12 años, los niños empiezan a consumir alcohol y dos años más tarde, a fumar cigarros que, de acuerdo a los estudios, pueden ser hasta 5.6 al día. ‘No está Chido’ es una campaña nacional que busca evitar el consumo de alcohol y tabaco en niños y adolescentes.
El Consejo de la Comunicación “La Voz de las Empresas” lleva la batuta de la campaña dirigida a niños desde quinto grado de primaria hasta tercero de secundaria que es la edad en donde se empieza a consumir alcohol y que esto puede desencadenar con el tiempo el consumo de otras drogas y hay un riesgo grave de ansiedad, depresión y estrés.
El vocero de la campaña ‘No está Chido’, Ángel García Juárez, dijo que debido al convenio que se realizó con el Consejo de la Comunicación doc.com se logró que a través de un chat bot haya la posibilidad que los niños, adolescentes, padres de familia y profesores puedan acceder a los servicios de telepsicología y telemedicina a la atención directa con los involucrados.
A través de la página de internet noestachido.org entren a la página y puedan acceder al chat bot donde pueden pedir ayuda de un profesional de la salud y en ese momento se inicia el registro para entrar en contacto con psicólogos las 24 horas del día.
“Es una posibilidad que rompe barreras que hay con la telepsicología y hace posible que los niños tengan en contacto y puedan recibir ayuda, porque hay datos muy preocupantes como que la edad promedio de inicio de consumo de alcohol es de 12 años, cada vez más va bajando la edad y es un riesgo bastante grave para la salud en general, así como de otras patologías causado por el consumo de sustancias. En las últimas investigaciones refieren que consumen muchísimo porque se ha encontrado que los adolescentes consumen 5.6 cigarros al día”, refirió el coordinador de psicología en doc.com.
La ingesta excesiva de alcohol fue la causante del 5 por ciento de las muertes a nivel global, según el Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud 2018 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En México, la edad de inicio para el consumo de bebidas alcohólicas sigue disminuyendo. Según datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) 2016-2017, los niños están comenzando a tomar alcohol a partir de los diez años. Su consumo se incrementó 250 por ciento entre mujeres de 12 a 17 años durante el periodo 2011-2016.
A pesar de esto, a nivel internacional el país se posicionó en el lugar 145 de 190, con 2.3% de su población mayor de 15 años con problemas de consumo de alcohol, que lo sitúa por debajo de la media mundial de la OMS (5.3%).
En el periodo 2000-2010 el porcentaje de pacientes que recibieron atención en centros especializados por adicción al alcohol aumentó 188% cuando pasó de una tasa de 7.6 pacientes a 21.9 por cada 100 mil habitantes. En el caso de la adicción a la cocaína, esta registró una disminución de 19%, al pasar de 8.6 pacientes atendidos por adicción a la cocaína a 7 por cada 100 mil habitantes.
Durante 2018, ambas tasas repuntaron, el alcoholismo registró 28.2 pacientes y la de cocaína llegó a 12.7 por cada 100 mil habitantes; lo que significó un incremento de 271% y 47% respectivamente en los últimos 18 años.

Chat para ayuda
Se habilitó un chat en la página donde los enlaza con un registro y con una aplicación en los celulares y que en tiempo real se pueda hablar con un psicólogo para que este servicio de telepsicología se pueda tener a la mano y de manera rápida para atender el problema y atender cuestiones emocionales para llegar a una solución.

Consumo de alcohol
afecta al desarrollo
El vocero de la campaña ‘No está Chido’, Ángel García Juárez, mencionó que a la edad de 12 a 15 años el desarrollo madurativo y a nivel fisiológico que tiene que ver con estructuras cerebrales, cuestiones hormonales no está totalmente desarrollado y está en pleno auge y el contacto con estas sustancias tiene consecuencias conictivo y funcional.
“Cuando uno comienza con una sustancia como alcohol, tabaco y son de las más accesibles y obvio no en menores, hay factores de riesgo porque esas sustancias permite el consumo de otras sustancias más. Cuando uno consume una sustancia por primera vez a uno le causan efectos de nivel tres, pero cuando volvemos a consumir en la misma cantidad en una segunda vez el efecto ya no es el mismo y empieza a consumir más para llegar al mismo efecto porque el cuerpo se va adaptando a la sustancia”, declaró García Juárez.
Por último, refirió que aunque el tabaco y el alcohol son drogas legales que se encuentran en las tiendas aunque está prohibido en menores de edad, la cultura en México permite tener estas sustancias a la mano y provoca que el consumo de estas drogas sea en casa.