Protege a tu ‘peludito’ de la pirotecnia

Adoración Castelán

El Mundo de Orizaba

Llegan las fiestas y con ellas, la temporada de pirotecnia. Y, aunque a muchos les encanta el ruido y los destellos que provocan estos artefactos, existe un sector que sufre en demasía por ello: las mascotas, principalmente los perritos.

Perros y gatos tienen un sentido del oído mucho más desarrollado que el del ser humano, por lo que captan con mayor facilidad sonidos que para el hombre son imperceptibles: su umbral de escucha va hasta aproximadamente 85 a 90 decibeles y la pólvora alcanza a llegar desde los 190 hasta los 210, por lo cual se produce una sobreestimulación del sistema nervioso generando ansiedad, nerviosismo, miedo, angustia, temblores, salivación excesiva, falta de apetito, micción o defecación y, en los peores casos, taquicardia, parálisis, infarto o animales perdidos, extraviados o accidentados al intentar escapar.

“Como dueños responsables debemos estar preparados teniendo en cuenta que para nuestros perros la pirotecnia puede causar consecuencias realmente peligrosas desde algo “no tan serio” como que se escapen hasta problemas de salud serios como infartos por estrés”, comparte  Braulio Ortiz Esparza, especialista en estética canina.

Muchos perritos han sido atropellados mientras trataban de huir del ruido; se han dado casos de perros muertos tras precipitarse desde gran altura. Dentro de las casa el riesgo es igual, queda la posibilidad de que su corazón no soporte el estrés y muera a causa de un infarto.

“La desesperación que causa en los perros este sonido hace muchas veces que se escapen y, en esa corredera por las calles, se pierden o los atropellan; entonces, en verdad, exhorto a la población a que no festeje de esta manera. Si tú tienes en tu casa una mascota, un perro, y están tronando cohetes cerca y ves que tu perro sufre por el sonido, apapáchalo mucho, no lo dejes solo; si te es posible meterlo a una habitación en donde se escuche mucho pues sería ideal, aunque aun así ellos lo van a escuchar, así que consentirlos, cuidarlos y darles cariño será lo ideal para que no lleguen a la desesperación”, aconseja Ortiz Esparza.

Ortiz Esparza recomienda que, en esta temporada, a nuestros peluditos no los dejemos cerca de balcones o en la azotea; es importante que los animales no tengan acceso a estos lugares ya que en un estado de alteración pueden arrojarse al vacío.

“Cuidar a los perros durante los estruendos, no sólo es un acto de amor, sino que además es una tarea que debemos tener como dueños responsables”, finalizó.

Toma nota

Diez consejos para proteger a tu perrito en esta época decembrina.

1. No dejes a tu perro fuera de casa. Los perros que no están desensibilizados a los ruidos pueden sufrir mucho con estos fuertes ruidos. No dejarlos amarrados es importante, pues la desesperación puede hacer que se lastimen.

2. Adáptale un espacio. Hazle un espacio dentro de la casa para que vaya cuando se sienta asustado o nervioso. Si tienes la posibilidad de brindarle una habitación donde el sonido llegué menos fuerte, sería ideal, si no pues acondicionarle un lugar bajo la mesa puede funcionar.

3. Cálmalo. Reacciona de manera normal cuando suenen las explosiones. Tu perro confía en ti y te buscará si siente miedo así que es tu trabajo brindarle, cálmalo y hazle sentir que todo está bien.

4. Distracción. Los ruidos se pueden disimular teniendo la tv o música encendida de modo que haya otros ruidos que lo distraigan de lo que sucede afuera.

5. Evita problemas. Asegúrate de darle comida con bastante tiempo de antelación para evitar problemas más serios.

6. Den un paseo. También puede ayudarte sacar a tu perro a dar un paseo a una hora en la que sepas que no habrá fuegos artificiales, con esto estas ayudando a que tu mascota libere energía y esté calmado al momento de escuchar los ruidos fuertes.

7. Evita que se escape. Asegura todas tus puertas y ventanas así como las cortinas, de esta manera evitarás que tu perro, en medio de la desesperación por el exceso de ruido quiera escapar y encuentre alguna manera.

8. No lo ignores. Cuando tu perro se acerque a ti lo hará para buscar apoyo, no lo ignores.

9. Medicamentos. Si sabes que tu perro se altera demasiado durante los fuegos artificiales y ninguno de los consejos anteriores funciona, es hora de pensar en un método de sedación que ayude a tu mascota a relajarse sin causar daños. Esto es particularmente importante si sabes de antemano que no estarás con él o ella en casa para ayudarle a pasar por este momento. Comunícate con tu veterinario para que te recomiende qué producto puede ser más efectivo para tu perro. No suministres medicamentos sin consultar con un especialista.

10. Busca una guardería. Otra buena opción es dejarlo en una guardería para mascotas si sabes de antemano que no estarás con él o ella durante las horas en las que habrá fuegos artificiales. Busca opciones que sean seguras y con tiempo ya que suelen estar en su máxima capacidad en estas fechas.