Paro en Etileno XXI pone en riesgo 3 mil empleos en el sur de Veracruz

Foto/ Archivo.

AVC

Nanchital, Ver.- Tras cuatro años en funcionamiento, el complejo Etileno XXI tuvo que parar indefinidamente todas sus operaciones debido a que el Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas) le suspendió el suministro de gas natural, indispensable para las actividades en la planta enclavada en Nanchital, donde anualmente se produce más de un millón de toneladas de polietileno, en la zona industrial más importante de Latinoamérica.

A consecuencia de lo anterior, quedaron sin laborar alrededor de tres mil trabajadores y peligra la actividad económica con más de 100 proveedores locales de servicios y 400 clientes que dependen de la producción de polietileno en toda la República Mexicana, es decir, la petroquímica nacional y la economía en su conjunto.

Braskem-Idesa informó en un comunicado que la medida viola sus derechos, pues afirmó que su conducta ha sido apegada a la legalidad.

Además, reiteró su disposición para discutir los temas relacionados con sus contratos con el Gobierno Federal, entre ellos el que tiene vigente con Petróleos Mexicanos (Pemex) para el suministro diario de 66 mil barriles diarios de etano desde los complejos Cangrejera y Morelos, ubicados a las afueras de Coatzacoalcos.

“Las acciones de Cenagas han causado la suspensión total de los procesos de la planta, con las consecuentes y negativas repercusiones no sólo para nosotros, la planta, nuestros clientes, proveedores y empleados, sino también para los cientos de negocios que dependen de la cadena de valor, afectando a la petroquímica nacional y la economía en su conjunto.

La decisión viola nuestros derechos incluyendo múltiples disposiciones jurídicas vigentes”, expresó el consorcio.

Braskem-Idesa pidió que a Cenagas que rectifique su decisión y, al mismo tiempo, anunció acciones para la defensa de sus derechos así como de su patrimonio.

El complejo Etileno XXI tuvo un costo de más de cinco mil 22 millones de dólares. Su construcción inició en el 2010 y concluyó en el 2016 cuando inició operaciones, con una producción anual de un millón de toneladas de polietileno.

Durante la fase de obra civil fueron creados alrededor de 15 mil empleos; sin embargo, actualmente hay menos de cuatro mil empleos directos e indirectos.

En el 2016, Petróleos Mexicanos (Pemex) firmó un contrato con Braskem-Idesa para el suministro de 66 mil barriles diarios de etano durante 20 años, el cual pretende ser echado abajo por el presidente Andrés Manuel López Obrador.