Un gran café de y para orizabeños

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

¿Sabías que El Gran Café de Orizaba es el único lugar en la ciudad que sigue con la campaña de un café pendiente para quien más lo necesite?, conoce este programa y ayuda a los que menos tienen o si lo necesitas acude por un cafecito.

Hace frío… ¿se te antoja un café calientito y delicioso?, Seguramente tendrás el privilegio de poder consumirlo, pero ¿sabes? hay cientos de personas en la ciudad que no lo pueden hacer y no porque no lo quieran, sino porque no pueden pagarlo.
Desde hace más de año y medio, El Gran Café de Orizaba mantiene vigente el programa Café Pendiente, el cual se otorga a las personas más necesitadas.
Pocos saben que en esta cafetería, con décadas de tradición y que se ubica en el maravilloso Palacio de Hierro, tiene vigente este programa que nació en Italia y que consiste en pagar dos cafés: Uno para sí mismo y otro para un cliente más desfavorecido, que no tiene los medios para pagar uno.
Sin embargo, a pesar de esta iniciativa, no hay personas desfavorecidas que acudan a preguntar a esta cafetería si hay un Café Pendiente para ellos.

Siempre vigente
Octavio Gracián Malpica, dueño del Gran Café de Orizaba, señala que cuando conoció que este programa se aterrizaba en México, decidió sumarse a la iniciativa, pues hay mucha gente necesitada en la ciudad.
Sin embargo, no se ha tenido la respuesta esperada, no por parte de los comensales, sino de la gente vulnerable.
Esta época de frío un café caliente puede ayudar a mantener una mejor temperatura corporal, pero además, sube el ánimo de las personas.
Sostener una taza de café en las manos favorece la entrada en calor, ayuda a regular la temperatura, además de que si se bebe poco a poco y se disfruta de su sabor sorbo a sorbo también calienta el alma y el corazón.
Así, esta deliciosa bebida va transmitiendo el calor al cuerpo y es un estimulante por su dosis de cafeína.
Un café caliente puede ser uno de tus mejores aliados para combatir las bajas temperaturas de la temporada de invierno.
Ese es la razón principal de Café Pendiente, que esta bebida sirva a las personas para sentir menos crudo el frío.

¡Acude por uno!
Gracián Malpica señala que este programa es muy noble porque se pretende ayudar a alguien que tenga necesidad. Sin embargo, no ha tenido el auge esperado.
Y es que una persona de escasos recursos difícilmente acudirá a una cafetería a preguntar si hay algún Café Pendiente.
La generosidad de la gente es la que hace que este programa tenga éxito, pues es el comensal quien puede pagar una café para alguien que lo necesite.
Durante esta temporada invernal, dijo, espera que el programa crezca, que haya mas gente que deje más Cafés Pendientes y que quien tenga necesidad de uno se acerque a preguntar si lo hay.
Es muy fácil participar y solventar una necesidad existente para las personas menos favorecidas.
Si vas al Gran Café de Orizaba, por ejemplo, con un amigo, pide tres cafés. Uno para ti, otro para tu amigo y un Café Pendiente.
Ese café que pagaste con antelación estará disponible para que cuando una persona de escasos recursos pregunte en la cafetería si hay un Café Pendiente, pueda disfrutarlo como cualquier otro comensal.

Es generosidad
Esta iniciativa es un acto de generosidad ciudadana, con tu aportación puedes ayudar a las personas desfavorecidas. Es un proyecto solidario basado en la confianza y no persigue fines de lucro.
Hace unos cinco años esta iniciativa tomó auge en la ciudad. Diversas cafeterías y restaurantes se habían sumado al programa. Sin embargo, hoy sólo está vigente en el Gran Café de Orizaba.
Los restaurantes y cafeterías que se sumaron a esta iniciativa contaban con un letrero de una taza de café, con un corazón arriba en fondo morado, y un pizarrón en donde apuntaban los cafés pendientes que se habían pagado por los comensales.
Con 20 o 30 pesos, que es lo que aproximadamente cuesta un café americano, puedes hacer que una persona en vulnerabilidad pase menos frío en este invierno. Pero además, ésta es una práctica transparente que combate la discriminación.
El empresario Octavio Gracián invitó a los ciudadanos a sumarse a este proyecto, pues viene una época de frío y de solidaridad, en donde un Café Pendiente puede hacer la diferencia.

¿Qué es café pendiente?

Café Pendiente tuvo sus orígenes en Italia, en donde tiene varias décadas llevándose a cabo, la tradición era que cuando alguien se sentía feliz o tenía algo que celebrar o agradecer, tomaba su café, y cuando se iba, dejaba pagado otro, para quien fuera, a fin de compartir esa alegría
o ese sentimiento especial.
La tradición era muy bonita, y tiempo después, tras la crisis humanitaria sufrida al término de la segunda guerra mundial, la tradición dio un giro necesario al entregar ese Café Pendiente, “Sospeso”
a las personas que más necesidad tenían y que no podían darse el lujo de pagarlo, dando prioridad a niños, mujeres, y abuelitos, sin quedarse fuera nadie que en verdad necesitara un poco de aliento.
En el año 2008 la iniciativa cobra nueva vida tras la reunión de cinco restauranteros napolitanos, quienes deciden difundir la iniciativa a nivel mundial a través de las redes sociales, sin sospechar la fuerza y aceptación que ésta tendría entre las personas y los administradores de negocios, con mentalidad de primer mundo y alma generosa.