Imposible olvidarte,Flor Silvestre

Agencias
Flor Silvestre, la emblemática voz femenina de la canción mexicana y quien fuera esposa del desaparecido Antonio Aguilarr, falleció ayer a los 90 años.
“Lamentablemente falleció la actriz y cantante Flor Silvestre. El cansancio detuvo su corazón rodeada de sus hijos y sus nietos. Flor Silvestre descansará al lado de quien fuera su gran amor Antonio Aguilar. Murió a los 90 años de edad, en Zacatecas, en su Rancho El Soyate”, escribió en su cuenta de Twitter Televisa Espectáculos.
Conocida como el Alma de la canción ranchera, Flor Silvestre fue un ícono de belleza y talento y es recordada por su gran voz, su amplia trayectoria como actriz de la Época de Oro del cine mexicano (1933-1964) y por ser la matriarca de una de las familias que ha dejado un importante legado en la música vernácula mexicana.
Su nombre real era Guillermina Jiménez Chabolla y nació el 6 de agosto de 1930 en Salamanca, Guanajuato.
Según se sabe, el talento y afición al canto fue heredado de su madre, desde pequeña supo que su destino estaba en el mundo del espectáculo y con tan solo 8 años comenzó a cantar para sus padres.
Tras terminar los estudios primarios se trasladó a la Ciudad de México junto con su familia para estudiar secretariado y a los 13 años la cantante impactó a todos los presentes en su primera presentación en un escenario.
El siguiente paso fue cantar en la XEW y a partir de entonces comenzó la búsqueda de su nombre artístico.
Fue el locutor Arturo Blancas quien le propuso hacerse llamar Flor Silvestre, nombre inspirado en la película homónima protagonizada por Dolores del Río y que marcaría la carrera de la joven de por vida.
Los contratos comenzaron a llegar tras ganar un concurso organizado por otra estación de radio. Esto le permitió formar parte del Teatro Colonial, uno de los más renombrados de la época e irse de gira a diversos países de Latinoamérica.
A su regreso, la cantante comenzó a cantar en El Patio, un centro nocturno de espectáculos exclusivos en donde artistas de la talla de Judy Garland, Lucha Villa, Pedro Vargas y Raphael tuvieron importantes presentaciones.
Participó en decenas de películas, como Primero Soy Mexicano, El Bolero de Raquel, Escuela de Verano, El Gran Pillo, La Cucaracha y Ánimas Trujano.

Antonio Aguilar,
su gran amor

En la década de los 50 conoció a quien se convertiría en su gran amor, el también cantante Antonio Aguilar, con quien tuvo dos hijos, Antonio y Pepe.
“Nunca nos pudimos separar porque no quise separarme, dejé todo, dejé películas, todo, lo único que me quedó fue que seguí grabando discos, pero todo lo demás, presentaciones (lo dejé), por que él era mi todo, Dios me lo mandó para mi felicidad y eso es lo que estoy ahorita disfrutando, todos esos recuerdos, cada momento de mi vida estoy recordando, todo eso tan bonito”, expresó Flor en su momento.
Antes de casarse con “El Charro de México”, Flor Silvestre había tenido dos matrimonios fallidos, el primero con Andrés Nieto y el segundo con Francisco Rubiales, mejor conocido como Paco Malgesto.
De esas dos primeras nupcias procreó a la bailarina Dalia Inés Nieto, al actor de doblaje Francisco Rubiales y a la actriz Marcela Rubiales.
Con Aguilar estuvo casada más de 50 años, hasta la muerte del cantante en 2007. Trabajaron juntos en películas y en el espectáculo de jaripeo.
“¡Un hombre tan lindo! ¡Un hombre completo! ¡Fue un hombre! Muy considerado, muy respetuoso. Un sabio. Mi esposo era un señor y me gusta mucho decirlo”.