“Sin obra, San José se vendría abajo”

rbt

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

La obra de rehabilitación del ex convento de San José de Gracia era urgente y muy necesaria, sino se hubiera iniciado y aprobado los recursos, en unos años mas, el casco de este edificio histórico se hubiera desplomado debido a que el deterioro es alto.

Lo anterior fue dado a conocer por el historiador e integrante del Comité Ciudadano de Contraloría Social, Armando López Macip, quien detalló que la obra de rescate del ex convento va enfocada principalmente a la rehabilitación del entrepiso para que pueda seguir sosteniendo las paredes y columnas de los tres niveles.

“Se van a rescatar los entrepisos que tiene el convento, de no hacerlo, hay el peligro de que se derrumbe totalmente porque prácticamente toda la bóveda de los pasillos que se encontraba intacta, se agrietó”, comentó.

Se están haciendo trabajos de reforzamiento y haciendo inyecciones de materiales para que vuelvan a pegar esas grietas, y la rehabilitación de los entrepisos van a “amarrar” los tres niveles que tienen de altura los muros, esto va a asegurar su permanencia por más años.

Explicó que desde 1993, este edificio ha tenido un deterioro gradual, pues en esa fecha empezaron a ser desalojados los vecinos que hicieron de este espacio un patio de vecindad. Cada vecino cuidaba su espacio y lo mantenía en pie.

Pero al quedar el edificio desalojado, los ventarrones empezaron a tirar los techos, se fue pudriendo la madera, y cuando ya no había techo se fueron cayendo uno a uno el segundo y el primer piso.

Además el edificio ha resistido los temblores, pero se ha venido separando un poco. “Es vital el rescate, lo ideal hubiera sido que desde que se desalojó se hubiera restaurado y se le hubiera dado uso”.

El deterioro del edificio empezó desde 1993, desde ahí, el entonces gobernador Patricio Chirinos Calero tenía la intención de rescatar este edificio.

Los trabajos que se están haciendo actualmente han permitido conservar, hasta donde es posible, la originalidad del inmueble, dándole la apariencia adecuada y la rehabilitación que requiere.

Reiteró que se trata de una obra muy especializada con el aval de un supervisor experto en la rehabilitación de edificios históricos antiguos, además la supervisión del INAH.

Esta obra era urgente e impostergable, “si no se hubiera hecho, hubiéramos tenido que lamentar y solamente ver los escombros tirados ya de lo poco que quedaba”.

Este comité está conformado por ciudadanos voluntarios que se encargan de vigilar la correcta aplicación de los recursos de la rehabilitación del ex convento de San José de Gracia.

La administración municipal que preside Igor Rojí López hizo una gestión ante la Secretaría de Cultura federal, quién asignó un presupuesto de poco menos de 20 millones de pesos a esta obra.

Los integrantes de este comité han sido capacitados por el Orfis para poder tener las herramientas que les permiten vigilar la correcta aplicación de los recursos; sin embargo, también conocen el proyecto y cómo se va desarrollando.

Reconoció que las autoridades municipales han tenido la visión de rescatar este edificio que es parte del patrimonio cultural de lo que es el antiguo Colegio de Propaganda FIDE de San José de Gracia, conocido popularmente como ex convento de San José de Gracia.