‘Sí se puede salir de la violencia’

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

María fue víctima del machismo por cuatro años. La convivencia diaria con su pareja fue a base de insultos, humillaciones, violencia económica y física. En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer llama a abandonar todo aquel lugar en donde no sean respetadas y valoradas.
“No te das cuenta cuando estás en el círculo de violencia porque esta va escalando, primero a lo mejor empiezan con bromas hirientes, críticas hacia tu físico, después empiezan a sobajarte al punto que dudas de ti misma, de tus capacidades, te bajan al suelo que cuando te das cuenta no puedes levartarte”, comentó María sobre su experiencia.
Las cifras que muestra el Centro de Atención Integral para Mujeres Víctimas de Violencia Familiar (CAIVF) este año no son alentadoras, pues refleja que en promedio 2.5 mujeres pidieron auxilio porque sufrían por parte de sus parejas violencia psicológica en su mayoría, aunque también económica y física, incluso, de algunas de ellas, su vida estaba en riesgo.
Según el Centro de Atención, en promedio al año dan atención a más de tres mil mujeres víctimas de violencia, muchas veces son recibidos en el albergue con sus hijos por no tener a dónde ir.
Y entre las colonias que han reincido en este problema es la Centro, México, San José, San Nicolás, San Pedro, Paraíso y la congregación 20 de Noviembre, aunque en algunos sectores de la sociedad se calla el problema.
María, quien tiene 31 años, dijo que su relación primero era distinta, aunque ahora que ya está alejada de su expareja refiere que hubo focos rojos desde el principio pero no lo notó, los dejó pasar y estos fueron escalando hasta que llegaron las humillaciones y los golpes. Acepta que salir de la relación no ha sido fácil.
“Muchas veces nos dejamos, yo quise terminar con esa relación porque no me hacía bien, no era feliz, estaba más preocupada en que no se enojara porque eran peleas muy fuertes, a tal grado de llegar a los golpes por ambas partes, pero siempre que lo dejaba, él volvía con la promesa de un cambio para bien, para nosotros y nuestro hijo, pero eso sólo duraba una semana y cuando mucho un mes, es muy difícil salir de una relación basada en la violencia pero sí se puede, aunque es una lucha diaria para no regresar a donde te hicieron mucho daño”, compartió.

Ayuda para ellas
En el CAIVF además de apoyo psicológico, las mujeres agredidas o que viven violencia puede encontrar asesoría jurídica y acompañamiento para denunciar, junto com atención médica, talleres de autoempleo y albergue junto con sus hijos. Este centro atiende en promedio a 300 mujeres por mes, y más de tres mil personas por año.
La Norma Oficial Mexicana NOM-046-SSA2-2005, “Violencia familiar, sexual y contra las mujeres. Criterios para la prevención y atención”, define en el numeral 4.27 como violencia familiar “el acto u omisión, único o repetitivo, cometido por un miembro de la familia en contra de otro u otros integrantes de la misma, sin importar si la relación se da por parentesco consanguíneo de afinidad, o civil mediante matrimonio, concubinato u otras relaciones de hecho, independientemente del espacio físico donde ocurran”.
Por último, María dice que quienes estén pasando por la misma situación que ella busquen ayuda, pues la violencia siempre irá en ascenso al punto del feminicidio. “Yo sabía que estaba mal, que tenía que huir de ahí porque podría suceder una desgracia y porque todas nos merecemos amor y respeto”.
El asesinato es la última etapa de la violencia, pero antes de esto pudo haber iniciado con bromas hirientes, chantajear, celar, amenazar y otras 25 alertas antes que decidan quitarle la vida según el violentómetro. Sí has detectado alguna de éstas en tu relación, huye, estás a tiempo.