Legado de Flor Silvestre, en la música, el cine y su vida personal

Redacción.

México.- Flor Silvestre falleció este miércoles 25 de noviembre a los 90 años de edad, con más de siete décadas de legado artístico, rodeada de sus hijos y nietos, pero por lo que siempre será recordada será por lo que logró junto con Antonio Aguilar dejó para la música, el cine y los espectáculos en México.

A los13 años Flor Silvestre se encontró cara a cara con su destino, pues fue en un Teatro del Pueblo donde cantó por primera vez para el público y a partir de ese momento incursionó en la radio mexicana, pero su memento llegó hasta que ganó un concurso en la XEW y su éxito fue en aumento.

Guillermina Jiménez Chabolla, como se llamara en vida Flor Silvestre, también se convirtió en una estrella de cine, interpretando a la mujer ranchera mexicana en sus papeles, ganándose al público por su talento y su belleza.

Flor Silvestre ya era una gran artista al lado de figuras como María Félix y José Alfredo Jiménez, por lo que incursionó en la radio con el programa “Increíble pero cierto”, transmitido por la XEW, donde el destino ya le tenía preparada una sorpresa, conocería a Antonio Aguilar.

Para 1955 Aguilar y Flor Silvestre protagonizaron su primera película juntos, “La huella del chacal”, pero tuvieron que pasar dos años para que en el rodaje de “El rayo de Sinaloa” se enamoraran y dos años después contrajeron matrimonio.

A partir de su matrimonio con Antonio Aguilar en 1959, Flor Silvestre y “El charro de México” se dedicaron a una carrera artística en colectivo, compartían su amor por el canto, montar a caballo, la vida en el campo, las películas sobre todo de romance y de la Revolución Mexicana.

Antonio Aguilar fue el tercer esposo de Guillermina Jiménez Chabolla, como era su nombre real, juntos hicieron más de 20 películas en la época del cine de oro mexicano, giras y espectáculos de charrería. Tuvieron dos hijos, Antonio y Pepe y su amor quedó en pausa sólo cuando en 2007 la muerte alcanzó a quien fue conocido como “El charro de México”. 

En 2016, como parte de un documental dedicado a Flor Silvestre, ella no hizo más que hablar del sendero que recorrió junto al amor de su vida. 

“Yo no sé qué decir de mí, tengo todo que decir de él, lo más lindo que hay, cada rato hablo de él porque cada instante está conmigo, cada momento, cada segundo en mi vida. Siempre a mi lado, ahora que no está él y que me hagan un homenaje a mí, no, no, yo siento que estoy cosechando lo que él sembró”. 

Se casaron por el civil el 29 de octubre de 1959 y años después por la iglesia, cuando ambos anularon sus matrimonios anteriores y permanecieron juntos hasta la muerte de Aguilar en 2007.

Flor ya era madre de tres niños: Dalia Inés, Marcela y Francisco Rubiales, a quienes Antonio adoptó como sus hijos, pero que tuvo a lado del conductor Paco Malgesto. Aguilar y Flor, tuvieron dos hijos como matrimonio que siguieron sus pasos: Antonio Aguilar Jr. y Pepe Aguilar.

Sus nietos conforman una nueva generación que derrocha talento, entre ellos Majo Aguilar de 26 años, Leonardo Aguilar de 21 y la más joven: Ángela Aguilar de 17, quien recientemente realizó una colaboración con Christian Nodal en el tema “Dime Cómo Quieres”.