Cuando el hogar no es seguro

AGENCIAS

Una gran parte de los ataques a las mujeres ocurren dentro de su propio hogar. Por eso la Orfanización Mundial de la Salud (OMS) emite estas recomendaciones, para que todas estén a salvo.
Si sufre violencia doméstica, puede ponerse en contacto con algún familiar, amigo o vecino, o solicitar ayuda a través de una línea telefónica creada para ese fin o, si es seguro, mediante un servicio en línea para víctimas de violencia doméstica. Averigüe si hay servicios abiertos en su zona (por ejemplo, refugios o centros de asesoramiento) y póngase en contacto con ellos.
Elabore un plan de seguridad por si la situación de violencia empeorase para usted o sus hijos. Por ejemplo:

Localice a una vecina o vecino, amiga, conocida, compañera de trabajo o un refugio al que acudir en caso de que tenga que abandonar su casa de forma inmediata. Planifique cómo salir de casa de forma segura y cómo llegar a ese lugar previsto (por ejemplo, el transporte). Tenga preparadas unas pocas cosas básicas (por ejemplo, documentos de identidad, teléfono, dinero, medicamentos y ropa) y una lista de números de teléfono para emergencias. • Si es posible, establezca una forma secreta de comunicarse con una vecina o vecino de confianza para que pueda venir en su ayuda en caso de emergencia.