Hambre, el otro riesgo del covid

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

Trabajar no es suficiente para garantizar que una familia pueda adquirir bienes básicos, incluso para comer. Es decir, 7 mil 393 pesos al menos es la cantidad con la que deben proveer a sus familias.
El director de análisis y docencia económica en Saver Think Lab, Luis Pérez Lezama, considera que los gobiernos como la Secretaría de Hacienda y Economía deben implementar medidas de alivio fiscal, que haya treguas, apoyos, que se congelen y reduzcan algunos impuestos, a esto se le llaman estabilizadores automáticos porque cuando pasa eso la economía mejora y vuelve a haber un poco más de ingreso disponible.
“Veremos el bolsillo más golpeado de los que tienen y de la parte de abajo un incremento de la pobreza; vendrán las promesas en elecciones pero el asunto es critico, yo no veo una recuperación de la economía mexicana y por consecuente el alivio para quienes menos tienen es hasta 2024-2025, así que no serán estas elecciones las que puedan resolver algo y ya se tienen decisiones para tomar el rumbo del país”, comentó Pérez Lezama.

Crisis desde 2016
En este caso, explicó que desde 2018 se había anunciado la desaceleración mundial, no solamente en Latinoamérica o México sino a nivel global porque existía la posibilidad de haber menor producción, menor productividad, menor demanda y menor consumo pero como parte natural de terminar de un ciclo, el cual empezó en 2009 después de aquella crisis que justamente de ese año y de 2008, pero después de dos años de intentar crecer, el planeta y su economía era normal que tenía que desacelerarse, pero muchos países habían tomado provisiones, habían luchado en estos 10 años para combatir la pobreza, dejando claro que la pobreza existe y no hay modelo económico que la erradique.
Es por eso que dijo que la pobreza va a existir porque está asociada a los nacimientos y la calidad de vida de las personas, intentar frenarla es una utopía y siempre estará presente. Los países de mayor éxito y riqueza, habían intentado frenarla pero la desaceleración iba lógicamente a causar una nueva ola o nuevo crecimiento de la pobreza extrema de esta línea del bienestar que es lo mínimo para sobrevivir.
Lo que ha ocurrido en México, explicó, es que sabiendo que iba a haber este tipo de circunstancias se hicieron cambios estructurales desde 2019 que lastimaron el aparato productivo, es decir, lo dejaron vulnerable como cambios en las reglas de las inversiones, cancelaciones y cambio radical que ocurre en cada sexenio, pero fue en mal momento porque venía en camino el verdadero problema que era la pandemia y lo que hizo fue precipitar, multiplicar y golpear mucho más a un país que no solamente tenía menor riqueza que otros, sino que además, estaba haciendo cambios en el momento que no era el adecuado.

Lenta recuperación
En México el crédito no es barato y no se tienen los apoyos, y por tanto en los próximos cuatro o cinco años serán de lento recuperar o de crisis y hasta 2024 se espera un crecimiento económico que pueda darle a estas familias que están perdiéndolo todo y a la clase media que está sufriendo una mejora.
“Hay factores que hará que la cantidad de personas en pobreza extrema aumente y no sólo eso sino que quienes vivían por encima de la media o de la línea de bienestar caiga, y no sólo eso, sino que quienes estaban cómodos por arriba de esos siete mil pesos van a estar en el límite. Se ha ido pulverizando la posición en la que estaban, los ha ido bajando de escalón y los seguirá bajando, por eso es que es importante que los gobiernos trabajen en ayudar a las empresas para preservar los empleos y en cuanto a los ciudadanos no sólo con apoyos”, dijo el analista financiero.
Por último, dijo que en Córdoba no hay una diferencia absoluta porque la región es muy similar, Orizaba tiene una actividad terciaria (turismo) y esa parte está muy golpeada por la pandemia, y en Córdoba que tiene un perfil mixto de sector primario, secundario y también industrial también son sectores afectados.