Política vs. Politiquería

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Sé dice qué si las personas honraran su palabra no existirían ministerios públicos. En la época de nuestros abuelos e inclusive de nuestros padres, no existían papeles ni tanta burocracia para soportar sus compromisos, era la palabra la que quedaba en prenda. Lamentablemente en la actualidad, con mucha facilidad se incumple la palaba es por ello que se deben signar documentos para garantizar el dicho; sin embargo, existen personas ni aun firmando el compromiso cumplen, esa forma de actuar ha obligado a que la ciudadanía común dude de casi todo y de todos. Alguien dijo en alguna ocasión que lo que no es por escrito es chisme.
Ya están próximas las elecciones donde se elegirán Diputados Federales, Gobernadores, Diputados Locales y Ediles. También pareciera común que las personas que aspiran a algún encargo de elección popular se acercan a la ciudadanía, ¡aunque esta práctica debería ser siempre!, si esto fuese así, se distinguiría el verdadero arte de hacer política con la politiquería, esto último lo hacen regularmente aquellas personas que solo busca un espacio político, no distinguiendo la importancia de un proyecto a corto, mediano y largo plazo, y mucho menos, de existir, el objetivo central del mismo.
Sin embargo, los dirigentes de partido o sus guías morales son los responsable, si sumamos que muchos de ellos no escuchan para poder diferenciar entre el quehacer de la política o politiquería, ya que, si no diferencian ello y no tienen la templanza de saber escuchar y horrar su palabra cuando empeñan, es muy probable que el día de las elecciones le pidan a su dios, claro si se es católicos o se profesa alguna religión, que les ayude a ganar, sucediendo regularmente que los votos nunca llegan en las cantidades deseadas; de otra manera, las candidatas o candidatos competitivos casi siempre son abanderados, en municipios electoralmente grandes, por partidos posesionados ante el electorado, estos candidatas (os) y los partidos que los abanderan actúan en forma tradicional; esto es, actúan con acarreos, compra de votos u otras artimañas electoreras, lo único que se ha logrado es seguir corrompiendo la política.
Todo ello se da debido a que los candidatos (as) de los otros partidos regularmente son desconocidos y, piensan que con que ser vitoreados por sus allegados es suficiente, su apuesta antes de ser candidatos es buscar ser abanderados por partidos posesionados ante los ciudadanos; es por ello, que muchas veces las propuestas o promesas de campaña no son su prioridad y los grandes perdedores vuelven a ser los ciudadanos.
Si los dirigentes partidistas o guías morales su prioridad o él éxitos de un partido radica en identificar a personas reconocidas por su entorno, a quienes se les llama estructuras electorales, luego entonces el día de la elección obtendrán los resultados esperados.
Comento lo anterior, debido a que la lucha por los espacios laborales o políticos son muy difícil de lograr, ya que ingresar a un proyecto relativamente nuevo cuenta mucho la confianza que se tenga por parte del que manda, y que este no se deje, bajo ninguna circunstancia, influenciarse con politiquería, ya que de otra manera se avanzará más en la politiquería dejando de lado el verdadero arte de hacer
Por lo anterior, no es gratuito que cualquier empresa privada, pública o instituto político; soliciten u observen la historia de vida o el currículum de cada persona integrante o por integrarse a un proyecto. Esto les permitirá ubicar a cada persona en su justa dimensión.
Al actual presidente de la república y propiamente al gobernador del estado se les califica como personas qué regularmente no escuchan, al no escuchar no podrán sacar conclusiones que se acerquen más a la realidad, se argumentando que las pifias que se están dando radican fundamentalmente a ello. Dirigentes o guías morales de los partidos escuchen todas las voces y honren su palabra, esto les permitirá lograr en el corto, mediano y largo plazo sacar las mejores conclusiones y obtener los mejores resultados.
Concluyo diciendo que, algunas expresiones no siempre contienen la verdad, es común que muchas veces las expresiones se interpreten, se debe cuidar mucho lo que se dice ya que se puede lastimar a quién no se le ha escuchado, es por ello que dista mucho tener experiencia política a tener experiencia en la politiquería, se debe aprender a escuchar a todas las partes para sacar las mejores conclusiones.
Dicen los abogados litigantes que para que sea posible triunfar en un juicio, se debe primero escuchar a la contraparte, recordemos que cuando se denuncia a alguien, esta persona cuenta con el derecho de audiencia y legalidad. Es por ello que la política es un arte y como tal se debe actuar, ya que nunca se debe olvidar que todo lo que sube-baja, es ley física, la verdad muchas veces tarda, pero cuando llega, a veces ya puede ser demasiado tarde.
¿Usted qué Opina?
[email protected]