SAT podrá abrir proceso penal a contribuyentes

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

Los contribuyentes que intenten deducir impuestos y a criterio del SAT no sean deducibles sus gastos, podría iniciarse un proceso penal en su contra.

Esta es una de las modificaciones que contempla la Miscelánea Fiscal 2021 donde se reforma al artículo 5 del Código Fiscal de la Federación. También habrá cambios a las leyes del IVA, ISR, IEPS y de Derechos.

Lo anterior fue dado a conocer por Aracely Hernández, vicepresidenta del Consejo Coordinador Empresarial e integrante del Colegio de Contadores, quien señaló que la Miscelánea Fiscal para el 2021 será muy agresiva para los contribuyentes y contempla una mayor fiscalización.

Explicó que la reforma al artículo 5 del Código Fiscal de la Federación donde se habla de la razón de negocios, “donde la autoridad, dentro de su juicio y dentro de la fiscalización que lleva a cabo, podrá definir cuáles gastos de determinadas empresas no son deducibles, o bien, a criterio de la autoridad puede decidir que el gasto reportado no va a ser deducible y va a ser activo fijo, o simplemente lo que se aplicó como gasto la autoridad puede definir que no es estrictamente indispensable”.

Un ejemplo de ello es que recientemente un juez tomó un criterio en el cual señala que las asesorías fiscales o el pago de esos servicios, no se considera estrictamente indispensable, por tanto el contribuyente no podrá deducir este gasto.

Esta situación es grave porque además, la autoridad puede cambiar la interpretación y la interrelaciona, “por este hecho en esta nueva reforma le derogaron un pequeño párrafo tan importante y que ahora ésto, la autoridad lo podrá encuadrar en un esquema penal”.

Es decir, la autoridad fiscal podrá emitir una querella contra un contribuyente que lleve a un concepto un deducible que la misma autoridad considere que no es un gasto deducible. O bien cuando la autoridad considere que no se tuvo que aplicar cierta deducción, pudiera llegar a abrirse un proceso penal en contra del contribuyente.

“Esto es muy preocupante porque a veces nos topamos con criterios muy absurdos y hay que tener mucha atención en ellos porque es una reforma del artículo 5 del código fiscal de la federación que realmente considero que es el más agresivo”, comentó.

Consideró que esta reforma es muy dura y va enfocada a aquellas empresas que desde el año pasado ya traían un esquema como empresas factureras.

“Esta reforma endurece y fortalece lo que ya se había aprobado en el año 2019 para la reforma fiscal del 2020. para el ejercicio 2021 simplemente se le otorgan más facultades a la autoridad”, comentó.

Indicó que la autoridad está aprendiendo con mayor porcentaje la fiscalización a las empresas. De las revisiones fiscales que lleva a cabo la autoridad fiscal, por lo menos un 70% de las empresas tienen determinación de un crédito fiscal.

Los contribuyentes que mayor aporta a la ley de ingresos, son los asalariados porque son los que de manera directa les aplican la retención sin deducción alguna.

Una empresa que es requisada y fiscalizada, normalmente tiende a tener una posible determinación de crédito casi en un 70 por ciento; y esto es derivado de que la autoridad en los procesos que tienen a veces no son tan correcto ni tan preciso lo que está determinando, y tienden a tener errores en la determinación de los impuestos.