La esquizofrenia

Hands writing on old typewriter over wooden table background

La Voz en Corto

Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

Cuando estaba en el último año de preparatoria no me decidí que carrera estudiar, había estado interno primero en la Ciudad de México y en Puebla desde los 12 años y apreciaba mucho mi hogar, no deseaba irme de Orizaba además que no tuve orientación vocacional, algo que todavía no tengo, por eso mi poca productividad.

Leer sí que me gustaba y compraba libros por ejemplo de abogacía “Sala de Jurados” de Samuel S. Leibowitz de Quentin, pero no quería litigar, ignoraba que tenía otras ramas muy productivas, la principal la política, otro libro de medicina psiquiátrica, al final no supe decidir, no que me espante la sangre pero supe de las autopsias y no me hacían gracia.

Por el libro sobre psiquiatría supe que una de las características de los esquizofrénicos es que acciones reprobables que hayan cometido las platican, los impulsa la confesión.

Algunos condiscípulos que me preguntaban porque leía lo que no era obligación les respondía, entre broma y serio, que los encontraba en las páginas y los diagnosticaba. Una que otra vez acerté.

PELÍCULA

Cuyo nombre no recuerdo me confirmó lo aprendido, el actor era el inglés James Masson el mismo que caracterizó entre otras de éxito la cinta ”El Zorro del Desierto”, la vida del Mariscal alemán Erwin Rommel en la 2ª. Guerra Mundial.

ARGUMENTO

A la que me refiero, que no recuerdo el nombre, la mayoría

de las escenas se desarrollaron en un salón de clases en la que Masson era el Profesor de Psiquiatría.

Describió un crimen no resuelto que había conmocionado a la Universidad.

Al terminar su exposición uno de los alumnos pidió hablar para demostrar que había descubierto en el ejercicio docente que el asesino era un esquizofrénico, a lo que el Maestro contestó que no porque nunca había confesado el delito, que era uno de los síntomas de la enfermedad, el aventajado alumno le contestó que sí lo hizo puesto que él lo estaba contando.

Como habrán descubierto el profesor era el asesino que al final fue apresado y enviado a un manicomio.

DIAGNÓSTICO

Describo lo anterior porque si se encuentra uno a alguien que tiene acciones irracionales y las comunica es un rasgo inequívoco de esquizofrenia.

Personajes públicos y políticos que nos han dañado ya sabemos de lo que padecen y más cuando se responsabilizan a voz en cuello de sus actos.

[email protected]