Niña recibirá atención médica en Galveston

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

Kristel, una niña orizabeña de 8 años con quemaduras de tercer grado en el 37 por ciento de su cuerpo, fue trasladada al Hospital Shriners en Galveston, Texas.

Ahí recibirá todo el tratamiento médico para la atención a sus quemaduras y el tratamiento que requiera para atender las secuelas.

La pequeña y su madre, a quienes se les tramitó una visa humanitaria en Estados Unidos por seis meses, fueron trasladadas por la Marina Armada de México el pasado jueves, desde el Hospital Infantil en Veracruz.

La pequeña cayó sentada en una olla de pozole hirviendo; la familia iba a festejar sus 8 años, el pasado 10 de octubre.

Fernando Eduardo Flores Vela, presidente del Club Shriners Veracruz, organización que es un ala filantrópica de la Francmasonería, señaló que a través de redes sociales, el club al que pertenece, se enteró que la familia de la pequeña se encontraba en el puerto de Veracruz solicitando apoyos para la compra de pañales y medicamentos, ya que es una familia de escasos recursos y que fueron trasladados del Hospital Regional de Río Blanco al Hospital Infantil para la atención de la menor.

La pequeña presenta quemaduras de tercer grado en un 37 por ciento de su cuerpo, especialmente en sus genitales, trasero, muslos y abdomen. Y aunque podía ser atendida en Veracruz en el hospital de la secretaría de salud, la familia iba a requerir apoyo en insumos y medicamentos especiales.

Al enterarse del caso de la pequeña, integrantes del Club fueron a buscar a la familia a Veracruz para ofrecerle la ayuda del traslado a un hospital especializado en la atención de quemaduras en infantes.

La madre de la pequeña aceptó dicha ayuda; se hizo la gestión de la recepción de la pequeña en el hospital de Galveston, Texas, y también se hizo la gestión ante la Marina Armada de México para que pudieran apoyarlas con el traslado de la menor, ya que el club no tendría la posibilidad de pagar un traslado que cuesta aproximadamente 12 mil dólares.

“En el hospital en Veracruz, en la Torre Pediátrica, nos decían que la niña se podía curar en México y que no era necesario hacer el traslado; sin embargo, se analizó que la mamá no tiene los medios necesarios para tener el tipo de cuidados que la menor requiere, además está faltando a su trabajo, no tiene dinero y sabemos que les iban a pedir injerto, y así van a pedir medicamentos. Hablamos con la mamá y le comentamos que lo mejor era que se trasladara a Galveston, a un hospital especializado. Se planteó esta opción no por el hecho de que aquí no la pudieran ayudar, si no porque allá, el costo iba a ser nulo”, comentó.

En Galveston la mamá tiene un hospedaje, así como sus comidas, y toda la intervención médica que requiera la niña, así como cuidados médicos, el tratamiento, la hospitalización y toda la atención que Kristel requiera.

Explica que inicialmente se les tramitó una visa humanitaria por 6 meses, pero si requiriera más tiempo de atención médica, se le amplia.

Generalmente después de los 3 meses de atención médica ya se considera secuela de quemadura y su tratamiento lo puede seguir en México, en el hospital Shriners de la Ciudad de México.

“De la misma forma, el club se va a hacer cargo de ella, suponiendo que tuviera complicaciones más adelante, hasta los 18 años. El club se va a encargar de darle todo el tratamiento que ella requiera”, comentó.

Indicó que el Club Shriners Veracruz cuenta con la posibilidad de apoyar a todos los niños que requieran de algún tipo de equipamiento y ropa especial, se puede canalizar para que se les proporcione.

Este club brinda apoyo a infantes de 0 a 18 años de edad para la atención de problemas ortopédicos y de quemaduras. Sin embargo, no se proporciona ningún tipo de dinero para ayudas, el apoyo que se da es en toda la atención médica y los aparatos o equipos que requiera el menor para su tratamiento y rehabilitación.

Explica que a través de Shriners International, tiene 22 hospitales de alta especialidad, entre ellos el que está en la Ciudad de México qué es de ortopedia, pero que también atiende secuelas de quemaduras.

De la región de Orizaba y Córdoba se han enviado cerca de 200 niños, el 90 por ciento ha sido en atención ortopédica.

Detalló que este es el primer traslado que hace directamente el club Veracruz de una niña con quemaduras hacia el hospital Shriners en Galveston, Texas, que es especializado en la atención de quemaduras en infantes.

El club se ha puesto en contacto con Miriam, la mamá de Kristel, para darle seguimiento al caso.

La pequeña fue ingresada ya al hospital y de inmediato empezó a recibir la atención médica necesaria. Se le asignó un cuarto y la mamá permanecerá todo el tiempo con ella. Aunque también a Miriam se le asignó un dormitorio.

Reconoció que cuando se le ofreció la ayuda a la mamá de Kristel, la señora Miriam tuvo miedo de irse a Estados Unidos, porque además no conocía el trabajo que realiza este Club.

Este Club busca coordinarse con los DIF municipales para que ellos puedan apoyar con los traslados de los pequeños cuando quieren ir a la Ciudad de México. En caso de no lograr el apoyo, el Hospital Shriners de la ciudad de México envía una ambulancia para hacer el traslado del menor.

Indicó que toda la atención que se les da a los menores es totalmente gratuita; ninguno de los miembros puede recibir dinero por las gestiones que se realicen.

Para saber

Para solicitar la ayuda pueden comunicarse en su página de Facebook Club Shriners Veracruz o al teléfono: 228 150 2365