Claman justicia a gobernadores, por crimen contra abogada

Kar García
Diario El Mundo

Orizaba.- Las hermanas y una hija de Edmunda Adela Martínez Velázquez, la abogada que fue linchada el pasado domingo en el municipio poblano de San Nicolás Buenos Aires, demandan a los gobiernos de los estados de Veracruz y Puebla esclarecer los hechos, aplicar un castigo ejemplar a los culpables y hacer valer el estado de Derecho.
Tras dos días de espera, en los primeros minutos de ayer llegó el cuerpo de la mujer de 43 años, madre de seis hijos y con tres profesiones, próxima a obtener su Doctorado.
En la sala 3 de una conocida funeraria ubicada sobre la Oriente 6, se colocó el féretro café con el cuerpo de Adela, junto con sus ilusiones, su sonrisa, sus ojos claros y sus ganas de superarse cada día por su familia, hasta que un acto de barbarie e injusticia acabó con su vida.
Cecilia y Amalia, hermanas de Adela, aguardaban en la fría noche la llegada del cuerpo, tras realizar los trámites ante la Fiscalía de Puebla. Sentimientos encontrados se respiran en la sala fúnebre, entre familiares y amigos, con el llanto por la pérdida y una sonrisa por los buenos recuerdos, velando el sueño eterno de Adela.

Justicia para Adela
En entrevista, las hermanas y la joven Érika Martínez Martínez, hija de la víctima, pidieron no criminalizar a Adela. Con lágrimas y dolor, solicitaron el apoyo del gobernador de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez, así como del mandatario de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, para que este caso no quede impune, que sean detenidos los responsables de la muerte de Adela, exigiendo contra ellos todo el peso de la ley.
“Exigimos que se esclarezca el asunto, ya que no hay fundamento o prueba alguna que determine que efectivamente el delito por el cual fueron asesinados haya ocurrido, porque no existe ningún menor, no existe ninguna denuncia, además de que fueron violentados los derechos humanos de estas personas al no iniciarles un proceso correspondiente por el supuesto ilícito, y digo supuesto porque no existe elemento o prueba alguna que determine que efectivamente ellos hayan tratado de sustraer a un menor de edad”.
Ante esto, señalaron que en los videos que la misma población circuló mediantre redes sociales, se pueden identificar a varias personas que participaron en el linchamiento ocurrido la noche del pasado 25 de octubre, en la junta auxiliar de Emilio Portes Gil, del municipio de San Nicolás Buenos Aires.
En cuanto al hombre que viajaba con la litigante, el cual también fue linchado, los familiares dijeron desconocer su nombre y domicilio, aunque podría tratarse de una persona que se encontró en el camino, presuntamente por las cumbres de Maltrata, y ahí pidió un “aventón” a Adela.

Señalados
Cabe señalar que de acuerdo medios locales, varias horas antes de la agresión, pobladores de la localidad de Lázaro Cárdenas, del municipio de Tlachichuca, pidieron la intervención de las autoridades, supuestamente por el intento de rapto de un menor, por parte de dos personas que viajaban en una camioneta Durango Blanca.
Los policías ubicaron la unidad en la que viajaba la abogada y su acompañante, quienes fueron trasladados a la Comandancia, aunque fueron puestos en libertad tras no encontrar indicios de algún delito.
Las fotografías de ambas víctimas, así como de la camioneta en la que se desplazaban, circularon en las redes sociales. Los lugareños continuaron con las acusaciones, hasta que fueron retenidos por los pobladores de San Nicolás Buenos Aires.
Denunciarán
penalmente
Las hermanas aseguraron que en cuanto pase el duelo, interpondrán una denuncia formal en contra de quien resulte responsable por el asesinato de Edmunda Adela. “Seremos más unidos que nunca como familia y velaremos por los intereses de los dos menores que quedaron desamparados, luego de la muerte de nuestra hermana”.
Cabe recordar que Edmunda Adela salió de Orizaba con destino a la ciudad de León, en Guanajuato, y fue a partir de las 17:00 horas del domingo cuando perdieron la comunicación con ella.
Hasta ahora se conoce que en la tarde del domingo una serie de rumores inquietaron a los pobladores de Emilio Portes Gil, y cuando vieron a Adela y al hombre identificado como Arturo Martínez Morales, de 46 años, a bordo de una camioneta blanca desconocida, alguien dijo que intentaron robarse a un niño en una tienda, por lo que mediante el altavoz reunieron a los pobladores, retuvieron a los “sospechosos” y los amarraron a un poste para golpearlos.
Arturo murió en el sitio del ataque, mientras que Adela falleció alrededor de las 6 de la mañana del domingo en un hospital, ambos víctimas de un trauma severo de cráneo y las vejaciones que sufrieron entre amenazas de descuartizarlos y quemarlos vivos.