Velas y oraciones para no olvidarlos

Alex Villanueva

El Mundo de Orizaba

Ixtaczoquitlán.- Familiares de seis comerciantes de Ciudad Mendoza e integrantes del Colectivo de Personas Desaparecidas Orizaba-Córdoba se niegan a olvidar y ejercen presión de manera pacífica a las autoridades. Ayer realizaron una marcha y cerraron con El Pronunciamiento, justo frente al Palacio Municipal.

Con fotografías en las manos, pancartas levantadas y la esperanza aún latente, las más de 70 personas realizaron una marcha que inició desde Los Arcos de Ixtac, avanzaron lentamente por la avenida Antonio Ruiz Galindo y terminó frente al Palacio.

Poco a poco escribieron el nombre de las personas desaparecidas, usaron gises de colores y su pizarrón fue el pavimento y una parte del parque; Rubi, Fernando y Joel, fueron algunos de ellos.

La noche cayó a temprana hora, pero en esa parte del parque, la oscuridad no pudo pasar. Decenas de veladoras acompañadas de un rostro cuyos familiares añoran volver a ver.

Algunos comerciantes cercanos tenían música, pero poco a poco fueron bajando el volumen al mismo tiempo que la luz amarilla de las veladoras predominaban en la parte frontal del Palacio.

Un Padre Nuestro por todos los familiares tomados de la mano, miradas al suelo y lágrimas entre algunos otros, invadieron por completo a los presentes, al menos por unos minutos, hasta que alguien gritó: “Porque una madre nunca olvida”, era una mujer, quien desde hace más de un año busca a su hijo.

Tras El Pronunciamiento, Aracely Salcedo dirigió unas palabras a los integrantes, quienes dieron por terminada la pacífica manifestación; después recogieron las fotografías, pero dejaron las velas encendidas; una metáfora de la esperanza que se quedó arraigada en todos ellos.

Joel Reyes Flores, de 43 años, Jorge Obed Reyes, de 41, Jorge Alducin, de 45, Humberto Gil García, de 32, Ricardo Montesinos, de 20, Daniel García, de 26 y Luisa Carrera Valdez, de 30, desaparecieron el 26 de octubre del 2019, en Ixtaczoquitlán.

Según las versiones de los familiares, las víctimas fueron retenidas por elementos policiacos, quienes los trasladaron a la Inspección de Policía, donde se pagó una fianza por una falta administrativa, supuestamente mientras descargaban mercancía de un camión sin embargo, cuando se dirigían a sus viviendas, en Ciudad Mendoza, fueron interceptados por otros sujetos, quienes los privaron ilegalmente de la libertad.