‘Por una persona no deben parar obra’

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

“Es increíble que una o dos personas estén parando esto y no es posible que no se pongan a pensar el mal que le hacen a toda la ciudadanía”, acusó Ruth Ruiz Tapia quien vive en la colonia Pardo desde hace más de 30 años.
Ella junto con otros vecinos se inconformaron por la suspensión provisional autorizada por un juez federal otorgada a Evelyn Eggleton Zúñiga, esposa de José Abella García, quien solicitó un amparo con el argumento de que la obra podría causar daños a su edificio antiguo, ubicado a más de 100 metros de donde se construye el paso a desnivel.
Ruth Ruiz comentó que por muchos años han padecido que los trenes se quedan en la vía e interrumpen el paso de cientos de habitantes. “Incluso las ambulancias son las más afectadas porque cuando el tren está detenido deben dar una vuelta más larga, y nos hace falta este puente porque son muchísimos años de padecer este problema”.
Ramona Castro Cárdenas, comentó que el inmueble tiene años abandonado y por lo mismo se meten malvivientes y es inseguro para quienes viven alrededor. “Al dueño no le perjudica en nada porque él está en su vivienda y nosotros tenemos años aquí y siempre hay peligro por los inmuebles abandonados. Y el tren nos perjudica en los trabajos y en las escuelas de los niños”, dijo.
El Ayuntamiento inició una investigación vía Transparencia para solicitar al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), la información que les permita conocer el estatus del edificio antiguo por el cual sus propietarios interpusieron un recurso de amparo, al afirmar que el paso a desnivel en el Barrio de las Estaciones les afectará.
En una revisión en el portal oficial del INBAL, https://inba.gob.mx/transparencia/inmuebles el edificio en cuestión que se ubica de manera específica a 113 metros de la obra, no aparece en el catálogo de Monumentos Artísticos de dicho instituto, que fue uno de los argumentos de la demandante, Evelyn Eggleton Zúñiga, para exigir frenar la obra.
Finalmente Irma Solís Rodríguez quien se sumó a la manifestación de varias vecinas que rechazan el amparo otorgado por un juez para frenar la obra, pidió a las autoridades municipales no dejar perder la obra que beneficia a muchos habitantes, pues tan solo ella lleva viviendo ahí 65 años.
“Yo digo que por una sola persona no vamos a perder el beneficio que es para mucha gente y pedimos que el Ayuntamiento que pelee para que esto se haga realidad”.