Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 12,35-38:

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas. Sean semejantes a los criados que están esperando a que su señor regrese de la boda, para abrirle en cuanto llegue y toque. Dichosos aquellos a quienes su señor, al llegar, encuentre en vela. Yo les aseguro que se recogerá la túnica, los hará sentar a la mesa y él mismo les servirá. Y si llega a medianoche o a la madrugada y los encuentra en vela, dichosos ellos”.
Palabra del Señor.

Ojalá no desperdiciemos el tiempo y la vida que Dios nos regala, no olvides que tu existencia es parte de esta misión que Dios te ha encomendado para transformar el mundo en algo más grato a los ojos de Dios, todas las dimensiones de tu vida forman parte de esta misión que Dios te ha dado, si eres cristiano tu fe, tu vivencia de Jesucristo se ha reflejar en todos los ámbitos en los que te encuentres: en el trabajo, en la escuela, en la casa, con tus amistades, incluso hasta en la manera como convives con tus amigos.
Dichoso tu si al regresar tu Señor Jesucristo en el momento de la muerte te encuentra cumpliendo con tu deber, porque Dios mismo te hará entrar en el reino, porque cumpliste la misión.
Pero también es verdad que Jesucristo no entregará su reino a aquellos que hicieron de su vida una inutilidad, que no orientaron su existencia a Dios, y por lo tanto no han sido siervos de Dios, dóciles y obedientes, por lo que no serán merecedores del premio eterno que Jesús entregará a aquellos que todos los días se esforzaron por hacer las cosas agradando a su Señor Jesucristo. ¿Tu vida, como la llevas, es grata a los ojos de Dios?