Un enemigo por vencer

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en las mujeres en todo el mundo y la primera causa de muerte por cáncer. Se estiman alrededor de 1.7 millones de casos nuevos cada año en México y fallecen 522 mil mujeres por esa enfermedad, advirtió el médico oncólogo, Fidencio Alfonso Cuevas Rosario.
En México, el cáncer de mama ha tenido un incremento constante tanto en su incidencia como mortalidad en las últimas tres décadas. Acorde al reporte del Departamento de Epidemiología de la Secretaría de Salud la incidencia se incrementó entre 2000 y 2013 llegando de 10.76 casos por 100 mil habitantes a 26.1 por cada 100 mil mujeres mayores de 25 años, estimando 23 mil 873 nuevos casos en 2013.
El especialista con 15 años de trayectoria y quien presta sus servicios en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y atiende de manera particular, expresó que el cáncer de mama en su mayoría es esporádico (90 por ciento) y sólo alrededor de 10 por ciento tiene mutaciones genéticas hereditarias. El riesgo se incrementa proporcionalmente con la edad de las mujeres a partir de los 40 años.
“El cáncer de mama se origina cuando las células que se encuentran en el seno comienzan a crecer de forma descontrolada y tienen malformaciones. Las células crean un tumor, el cual resulta ser maligno cuando éstas invaden tejido o se propagan creando metástasis en distintas áreas del cuerpo. Tanto hombres como mujeres pueden presentar cáncer de seno”, dijo.
Abundó que el factor de riesgo más importante relacionado con el estilo de vida es la obesidad y, dado que en México esta condición está presente en un porcentaje muy elevado de la población, advirtió que eso representa un serio problema de salud pública con alto impacto en la sociedad.
Aunque, agregó que algunos factores de riesgo de cáncer se pueden evitar, muchos otros no. Por ejemplo, detalló que tanto fumar como heredar ciertos genes son factores de riesgo de algunos tipos de cáncer, pero sólo se puede evitar fumar. Añadió que hacer ejercicio con regularidad y consumir una alimentación saludable son factores de protección para algunos tipos de cáncer.
“Es posible que, al evitar los factores de riesgo y aumentar los factores de protección disminuya el peligro; sin embargo, esto no significa que no enfermará de cáncer. La prevención del cáncer consiste en las medidas que se toman para reducir la probabilidad de contraerlo. Con la prevención del cáncer, se reduce el número de casos nuevos en un grupo o población”, señaló.