El inicio de La Matanza en Tehuacán

Foto tomada del muro de Juan Manuel Gámez Andrade.

Juan Manuel Gámez Andrade*

La matanza de chivos cebados se practica en la región de Tehuacán desde la época colonial. Esta peculiar actividad, se gestó en la Nueva España a fines del siglo XVI, y en su momento respondió a un aumento sin precedentes de ganado.

Por datos recabados por un servidor, encontré que en el año de 1740 en Tehuacán existían varias haciendas dedicadas a la matanza de ganado caprino. Entre ellas destacaban la hacienda de El Mayorazgo, después llamada San José El Riego; la de Los Méndez, ubicada en donde hoy están las colonias La Pedrera, Insurgentes e Infonavit; la hacienda de Bermúdez, conocida después como El Humilladero, ubicada al sureste de la ciudad; y la hacienda de San Lorenzo, que entonces pertenecía a don Andrés del Moral. Los permisos los otorgaba el alcalde mayor de Tehuacán, don Juan Antonio de Arce y Arroyo.

A principio del siglo XIX, y poco antes de que México lograra su independencia de la corona Española, en el Archivo Histórico Municipal, localicé varios documentos que nos muestran claramente que la matanza de ganado caprino era una actividad rentable, aunque hay que aclarar que los propietarios del ganado reportaban una cantidad mínima de cabezas a sacrificar, con la clara intención de evadir el pago de las respectivas contribuciones, incluso aseguraban que “el ganado lo componían ovejas y cabras viejas, infructíferas y machorreadas”.

Por ejemplo el 24 de noviembre de 1806, el comerciante José Moro, vecino de la ciudad de Tehuacán, solicitó a don Manuel de Flon, Conde de la Cadena, Gobernador Intendente de Puebla, permiso para sacrificar 450 cabezas de ganado cabrío, por el cual pagaría a la Real Hacienda la cantidad de 35 pesos.

En iguales términos hicieron este trámite los señores José Mariano Ortega, Alejandro de Guerra, Benito López, Francisco Mont, Mariano del Moral y Mariano Orea, todos vecinos de esta ciudad, quienes ocupaban las haciendas de El Riego, San Lorenzo, El Carnero y Buenavista, estas dos últimas ubicadas en Santiago Miahuatlán y Ajalpan respectivamente.

*Cronista de Tehuacán