¡De la Nueva Normalidad a la Nueva Realidad!

Hands writing on old typewriter over wooden table background

La semana que concluye tuvimos una gran noticia, casi en todo el estado de Veracruz cambió el color del semáforo pasando de naranja a amarillo, aunque muy pocos municipios se mantuvieron en color naranja, los decesos lamentablemente se han incrementado.
Es muy importante conocer que tanto los virus como las bacterias, o virus tan agresivos como el coronavirus, “jamás y nunca desaparecerán del ambiente”, lo cierto es que todos los organismos, en particular el de los seres humanos, de manera natural generamos anticuerpos capaces de combatir, casi todo tipo de virus o bacteria, algunas veces de manera inmediata y en otras ocasiones, como es el caso del coronavirus, tarda más.
Sin embargo y lamentablemente se tienen, entre otras, a dos pandemias mundiales como es el cáncer y la diabetes, pandemias que han sido tan complejas que a la fecha los científicos no las han podido erradicar, y no tan solo erradicar, sino por lo menos controlar eficazmente sin daños secundarios.
Tanto el cáncer como la diabetes son células que se degeneran y desaparecen de nuestro organismo, su caldo de cultivo o alimentación lo soportan en cuerpos ácidos; es por ello, que se nos recomienda cambiar la acidez de nuestro organismo.
El reciente virus llamado científicamente SARS-CoV-2 y conocido como coronavirus o Covid-19, es un virus que al introducirse en nuestro organismo degenera las células buenas de ciertos órganos, que al no disponer nuestro organismo de células de memoria para combatir a este virus provoca malestar, contagios y hasta la muerte sobre todo en personas vulnerables y/o bajas en su sistema inmunológico, es por ello que la vacuna hoy en día es tan indispensable en todos los países del mundo dañados por este virus, que algunos la están generando y otros esperándola; pero en conclusión URGE que exista.
Es importante que la ciudadanía en general por lo menos conozca, aunque sea superficialmente, el procedimiento para producir y patentar una vacuna. Está debe, necesariamente, pasar por tres procesos: el primero, es a nivel de investigación en laboratorio generando un suero con células muertas del virus o bacteria a combatir; el segunda, una vez obtenido el suero eficazmente, este se aplica en una muestra representativas en animales y/o, en este caso en particular, en seres humamos como a sido el caso y, el tercer y último, obteniendo resultados positivos en el segundo proceso, se aplica la vacuna que contiene células muertas llamado suero a miles de personas, si estas no generen reacciones adversas, en un tiempo determinados, se puede aplicar a quienes la requieran.
Hoy en día la presencia y propagación, al menos en nuestro país del coronavirus se agrava aún más con la llegada de la época otoñal, sumada una de las recomendaciones de salud que se nos hace reiteradamente como es el “quédate en casa”, el quedarnos en casa a provocado, entre otras cosas, el cierre definitivo de micro – negocios y consecuentemente el despido de miles de personas de sus empleos, así como que al no generarse nuevos empleos bien remunerado sumada la escases de productos básicos, entre muchos otras cosas, situaciones que han disparado que la economía se deprima, está crisis económica nunca antes vista y se dice que el año entrante será aún mayor, ha ocasionado que los robos y la delincuencia en general se haya incrementado alarmantemente.
Por lo tanto, la ciudadanía en general, pudiente y no pudiente, fincamos ampliamente nuestras esperanzas en la vacuna que combata esta horrible pandemia que no tan solo ha cambiado nuestra forma de vida, sino que a miles de familias se ha llevado a sus seres queridos faltando lamentablemente muchas más.
En tanto la vacuna sale públicamente, esperamos que su distribución sea pronta y expedita, así como que su aplicación sea en una sola dosis; los gobiernos y, el nuestro en particular, están haciendo hasta lo imposible para que esta pandemia no se convierta en psicosis, ya que pareciera percibirse que la ciudadanía ha bajado la guardia considerablemente siendo sumamente peligrosa esta determinación.
Así es que debemos intensificar las recomendaciones que los encargados de salud sugieren y poner en práctica los remedios que escuchamos día a día, remedios naturales y congruentes, por ello el alcalinizar nuestro organismo no tan solo incrementará nuestro sistema inmunológico, sino que crea un escudo protector, defendiéndonos, protegiéndonos y previniéndonos además del coronavirus, de otro tipo de pandemias que actualmente no tienen cura como es el cáncer y la diabetes.
Debemos atender las reiteradas sugerencias que nos hacen expertos en inmunología e infectología tanto en forma individual así como integrantes de organismos nacionales, internacionales y mundiales, el cambiar nuestros hábitos alimenticios y hacer diariamente ejercicio, eliminando por completo el consumo de alimentos chatarra, alimentos cocinados con harinas, embutidos de todo tipo y lácteos en general, incluyendo a nuestra dieta frutas y verduras, así como tomar mucho líquido (de preferencia agua sola y si acaso de sabor).
Estas sencillas medidas provocan de forma natural que nuestro organismo incremente considerable su sistema inmunológico; asimismo, insisten el también cambiar nuestro organismo de ácido a alcalino, por lo que nos recomiendas que diariamente, antes de cada alimento, diluyamos en el agua cierta proporción de bicarbonato de sodio (alcalino) con jugo de limón (vitamina “C”), convirtiendo el agua ácida a alcalina y aportándole a nuestro organismo vitamina “C”, remedio sencillo y económicos que da como resultados beneficios preventivos, recordemos que casi el 80% de nuestro cuerpo sustenta su funcionamiento en el agua.
Por todo lo anterior, mientras llega la vacuna y con ella la nueva normalidad, en esta realidad continuemos atendiendo las recomendaciones de salud, no bajar la guardia y sigamos, con todas las dificultades por las que atravesamos, seguir paleando la terrible pandemia como es el virus y sus consecuencias. ¿Usted qué Opina?
[email protected]