Recuperación económica durará hasta 10 años: Banxico

AGENCIAS

Aunque en junio y julio se registró una mejoría, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) estima que la recuperación económica será difícil y prolongada y está sujeta a incertidumbre, podría durar de dos a seis años, o incluso hasta una década si se considera el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, en un contexto en el que es probable que la pandemia del covid-19 dure más tiempo y la inversión está deprimida y, factores como los plantones, la inhiben aún más.
De acuerdo con la minuta de la última reunión de política monetaria, cuando la Junta de Gobierno decidió disminuir la tasa de interés de referencia de 4.5 a 4.25 por ciento, la mayoría destacó que el consumo y la inversión siguen mostrando atonía y, en esta última, hay un entorno poco propicio para la inversión privada.
“Plantones continuos, la tomas de infraestructura ferroviaria y de casetas de peaje, el resurgimiento del robo de combustible y el aumento en la inseguridad desalientan la inversión privada necesaria para un crecimiento económico sostenido”, señaló uno de los miembros de la Junta de Gobierno.
La falta de apoyo fiscal también fue uno de los elementos que se mencionaron en la junta de gobierno de Banxico, pues este elemento aumentará el riesgo de daño de largo plazo en pequeñas y medianas empresas, a la par que el ambiente de negocios desfavorable limitará la recuperación de la inversión.

Prevén alta
posibilidad
de rebrote
Hay alta probabilidad de rebrote, considera Banxico En este contexto, la Junta de Gobierno del Banxico señaló que hay riesgos para la actividad económica y destacó las implicaciones sobre la actividad productiva derivadas de la evolución de la pandemia.
Específicamente, uno mencionó que existe una alta probabilidad de un rebrote en el corto plazo, vinculado principalmente al relajamiento de las medidas de confinamiento, situación que podría complicarse ante el inicio de la temporada de influenza estacional y añadió que es poco probable que aún con la disponibilidad de una vacuna, haya una recuperación que de manera relativamente rápida compense la contracción observada en 2020.
Advirtió que la recuperación del consumo será más lenta dado un desempleo elevado, temores de contagio del virus y la ausencia de un apoyo fiscal suficiente. Otros riesgos se relacionan con que se prolonguen las afectaciones en la producción de bienes y servicios y en los ingresos de empresas y hogares; y que se presenten episodios adicionales de aversión al riesgo en los mercados financieros.