Lectura del Santo Evangelio según san Mateo 21,28-32:

“¿Qué opináis vosotros? Un hombre tenía dos hijos; fue a buscar al primero y le dijo: ”Hijo, ve hoy a trabajar a la viña“. Mas éste respondió y dijo: ”Voy, Señor“, y no fue. Después fue a buscar al segundo, y le dijo lo mismo. Este contestó y dijo: ”No quiero“, pero después se arrepintió y fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Respondieron: “El último”.
Entonces, Jesús les dijo: “En verdad, os digo, los publicanos y las rameras entrarán en el reino de Dios antes que vosotros. Porque vino Juan a vosotros, andando en camino de justicia, y vosotros no le creísteis, mientras que los publicanos y las rameras le creyeron. Ahora bien, ni siquiera después de haber visto esto, os arrepentisteis, para creerle”.
Palabra del Señor.

Importante en la meditación de la Palabra de Dios aplicarla a nuestra vida, porque no es cultura bíblica lo que nos interesa, nos interesa lo que Dios quiere decirnos. Hay algunos que cuando Dios los llama a hacer su voluntad, a trabajar por su viña que es la familia, el trabajo, el estudio, dando la vida, dicen que si van, que quieren hacer su voluntad, que primero Dios, que son muy creyentes, que Dios les ha ayudado mucho y les ha transformado, pero a la hora de trabajar por Jesucristo y el reino no pueden ir por compromisos familiares, por cansancio, porque están muy ocupados, porque no están dispuestos a sacrificar su propia concepción de la vida para entrar en la de Dios.
No obstante hay otros, que aun cuando hayan llevado una vida de grandes pecados, con un pasado nada recomendable, al encontrarse con Jesucristo están dispuestos a dar todo por él, porque se han sentido amados así, débiles y pecadores. Son ellos, representados en las prostitutas, los pecadores rescatados quienes se adelantan en el reino de Dios, porque entregan su vida y, en cambio, otros hablan mucho de Dios, incluso tienen la Biblia abierta en su casa, no faltan al culto, pero no están dispuestos a darle la vida, no trabajan la viña porque se la pasan insultando a sus hijos, a su esposa, a sus compañeros.
¿Cuál de los dos hijos eres?