‘Mamás adolescentes corren más riesgos’

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

El peligro de muertes maternas se aumenta en la adolescencia, de acuerdo con la ginecóloga Beatriz Amador Martínez, lo que sucede en el cuerpo de una adolescente cuando presenta un embarazo es que irrumpe su desarrollo, es decir, la matriz aún no está lista para crear otra vida.
De acuerdo con el Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, Gepea y el Consejo Nacional de Población (Conapo), el Estado de Veracruz ocupa el segundo lugar a nivel nacional con más de 20 mil embarazos anuales de mujeres adolescentes.
Coatzacoalcos, Coscomatepec, Xalapa, Veracruz, San Andrés Tuxtla, Minatitlán, Perote, Córdoba y Papantla son los municipios que encabezan las cifras según el último reporte del Conapo en 2018.
Desde 2017, en su informe de Alerta de Género por Agravio Comparado, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) ubicó a Veracruz en el tema de embarazos adolescentes, en el segundo lugar nacional con el registro de 26 mil embarazos, en mujeres con edad de 15 a 19 años.
26 mil embarazos se registraron entre 2016 y 2017 de los que 91 por ciento eran de mujeres de entre 15 a 19 años, y el 8 por ciento de estos, de niñas menores de 15 años.
La ginecóloga dijo que el desarrollo anatómico y funcional no está integrado al 100 por ciento, además que son jóvenes que se dan cuenta o dan a conocer su embarazo ya que pasó el primer trimestre y otras hasta después del segundo trimestre que es cuando se comienza a manifestar.
“El momento en el que ellas deciden tener vida sexual activa hay patologías que se pueden presentar antes de tiempo por ejemplo el cáncer cervicouterino es más frecuente a medida que se inician relaciones sexuales más temprano y es una etapa que con lleva cambios en la estructura anatómica del cuello uterino. Hay embarazadas de 14, 15 y 16 años y todavía la estructura ósea no es la completa e integral lo que hace que se incremente la operación cesárea”, dio a conocer la médico especialista Beatriz Amador Martínez.
El embarazo adolescente, que de acuerdo a la ginecóloga, comprende desde los 12 a 19 años, debido a que en los primeros tres meses son vitales para el crecimiento y desarrollo del bebé y ellas lo dan a conocer al término del primer o segundo trimestre, las primeras semanas son vitales en donde se pueden prevenir fallas del tubo neural y se puede prevenir con el consumo de ácido fólico.
“Incluso en el embarazo adolescente se corre el riesgo de cesárea, la cual tiene mayor riesgo de hemorragia, proceso infeccioso, trombo embolismo y sí hay factores de riesgo a ellas las hace predispuestas a otras complicaciones en procesos quirúrgicos, pues incluso la glándula mamaria no está en su desarrollo y no se preparan para lactar”, refirió la ginecóloga.
En el 2017 la Secretaría de Salud dio a conocer que de las embarazadas, el ocho por ciento (26 mil) eran adolescentes menores de 14 años.