“Da miedo, pero saldré adelante”

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

Mariana tiene 17 años y cinco meses de embarazo, aunque continúa con sus estudios en línea, tiene que sortear su tiempo entre las tareas que le dejan y dormir un poco por los malestares que le genera la gestación.
Cuando se enteró que estaba embarazada, todavía tenía 16 años. En un primer momento pensó que su vida se había arruinado, pero con el paso de los meses tiene otra visión, que el tener un hijo no es impedimento para cumplir sus planes a futuro.
Uno de sus sueños es ser enfermera, por lo que el próximo año presentará su examen en la universidad. “Al principio me dio mucho miedo, pero ahora que tengo el apoyo de mis padres, sé que todo estará bien, que puedo seguir estudiando y hacer una carrera para darle un mejor futuro a mi bebé”, dice.
Desde que regresó a clases a cursar el último año de preparatoria, dice que es cuando más le han presentado los síntomas: sueño, náuseas, vómitos, pero la intención de darle un mejor futuro a su bebé es más fuerte.
“Por el momento estoy bien porque no tengo que trasladarme a la escuela, en mis condiciones me dice mi doctor que debo tener más cuidado para evitar lo del covid, y aunque me da un poco de miedo lo que viene, sé que con la ayuda de mis padres podré salir adelante”, dice.
Por último, dijo que aunque el padre de su hijo decidió no tener la responsabilidad compartida de cuidarlo y mantenerlo, encontró el apoyo en su familia para continuar con su embarazo, pese a la incertidumbre que eso le genera por la responsabilidad que se avecina.