¡Alto al fuego!, clamor en el Día Internacional de la Paz

Jazmín Suazo
Diario El Mundo

Córdoba.- Actualmente México está luchando contra varias guerras al mismo tiempo: la inseguridad, la crisis económica y una pandemia, las cuales han robado la paz de los habitantes.
En este Día Internacional de la Paz que se conmemora hoy 21 de septiembre en todo el mundo, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha declarado esta fecha como la jornada dedicada al fortalecimiento de los ideales de paz, a través de la observación de 24 horas de no violencia y alto al fuego.
Desde la Iglesia, la cual ostenta un papel importante para generar la paz, el párroco de la Catedral de la Inmaculada Concepción, Domingo Ortiz Medina, dijo que se ha apostado la confianza en la fuerza transformadora del amor, poniendo énfasis en los excluidos y los más desprotegidos que sufren a causa de la violencia.
“Hoy más que nunca hay que hablar un lenguaje de paz, cuyas herramientas son el testimonio, la fuerza moral, la razón en la verdad y se debe responder al mal con la fuerza del bien y así evitar guerras sucias que no nos permiten formar un tejido social saludable, en el cual podamos vivir bien y permanecer todos”, refirió el sacerdote.

Economía y salud
Este año además de la situación de violencia que ya se vivía, el enemigo común en la actualidad es un virus que amenaza la salud, seguridad y estilo de vida. El covid-19 ha llevado al mundo a la agitación y nos ha recordado que lo que sucede en una parte del planeta puede afectar a las personas en todas partes.
Es por eso que para el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Córdoba-Orizaba, Luis Cruz Montesinos, en la zona de las Altas Montañas se requiere la tranquilidad y paz que tanto se ha deseado desde muchos años atrás, cuando el tema de la inseguridad tomó mayor relevancia, pese al trabajo de los autoridades que no ha resultado suficiente.
Para el líder empresarial se requiere orden por parte de las autoridades y de la ciudadanía, para que todos desde su trinchera abonen para beneficio de todos, dice Cruz Montesinos, pero la falta de estrategias, de voluntad y de inversiones para mejorar la infraestructura, han impedido mejorar la economía de la región.
“Nos merecemos estar tranquilos, viviendo en armonía y en paz con nuestras familias. Si no hay la parte económica, si alguien se enferma no vas a tener paz, porque si no tienes el recurso se está en la incertidumbre, en la zozobra, o el llevar alimentos a tu hogar y con eso tampoco hay paz”, dijo el presidente del CCE.

La impunidad
Por su parte, el médico Lino Alfredo Marañón Reyes, consideró que la impunidad, la violencia intrafamiliar y la incertidumbre alimentaria son diferentes formas de violencia que afectan a la sociedad.
“Es parte una estrategia integral que llevará 20 o 30 años, donde desde la casa, la familia abonemos a un cambio a favor de la tolerancia, respeto, responsabilidad, honestidad e integración social. Definitivamente la paz no viene con mas policías sino con una mejor impartición de justicia”, opinó el galeno.
En tiempos de distanciamiento físico, en este Día Internacional de la Paz algunos consideran que debería invitarse al mundo a unirse y compartir ideas sobre cómo llevar esta tormenta, para sanar el planeta y cambiarlo para mejorar.

Oportunidades educativas
El director de la escuela Carlos A. Carrillo, Mario Luis Hernández Mendoza, dijo que una de las causas que están apremiando al país y en la región es el exceso de violencia que impera y que precisamente roba la paz, y que una de las principales causas de la violencia se debe a que muchos jóvenes están abrazando la delincuencia, ante la falta de empleos bien remunerados.
“Nuestro país es de grandes riquezas naturales, sociales, pero no se han generado recursos para salir adelante y con eso se bajaría un poco la violencia y llegaríamos a la paz social, aunque para eso también se requiere de educación. La falta de generación de empleo, oportunidades educativas, el empoderamiento de los hijos a los padres, y la corrupción, son de las cuatro causas principales que tenemos en el problema de escasez de paz”, refirió el profesor.