Un regalo musical

Laura Arely
El Mundo de Orizaba

Con el objetivo de capturar los lugares más emblemáticos y representativos de Orizaba, Michel Hernández Palacios escribió una canción dedicada a la bella ciudad que lo vio nacer.
En el año 2016 participó en un concurso para elegir una canción que representara a la ciudad, que hablara de su gente, de sus raíces, de sus lugares y de sus tradiciones. Es por esa razón que Michel decide comenzar con este nuevo proyecto, a investigar y recordar un poco de su infancia y ver cómo el lugar en el que nació tiene muchas cosas bellas.
Su canción muestra lugares como la Catedral de San Miguel Árcangel, la Calle Madero, el Palacio de Hierro, El Paseo del Río, los 500 escalones, la Piedra del Gigante, el Teleférico; Michel quiso captar en un sola canción todo lo que representa este Pueblo Mágico.
‘Desde que recuerdo siempre había querido escribir una canción para nuestra ciudad y en cuanto vi la convocatoria del concurso para la canción de Orizaba, no dudé en inscribirme y dedicarme a componer la letra’.
Michel es un apasionado por la música, en especial por las canciones románticas, actualmente es Licenciado en Educación y dirige un proyecto artístico llamado Amplic, en el cual busca brindar educación musical a toda aquella persona que tenga deseos por aprender a tocar algún instrumento musical como la guitarra, ukelele, contrabajo, violín y batería entre otros.
‘Mi pasión es la música y llevo más de 10 años dirigiendo grupos de rondalla y llevándolos a concursar, he obtenidos varios premios a nivel regional, estatal y nacional tanto con la rondalla como de manera individual’.
Ahora nos comparte su obra: ‘mi canción es un regalo que quise hacer a esta hermosa ciudad que me ha llenado de mucha felicidad’ comentó emocionado para El Mundo de Orizaba.

Canción a Orizaba
Autor: Michel Diego Armando Hernández Palacios

Ella pasa la noche y el día
deteniendo el tiempo en su sonrisa
Con mariachi y con marimba.

Cada domingo las campanas sonarán,
en el silencio nuestra bella Catedral
Caminando por Madero,
Rumbo al palacio de hierro.
El fútbol y la cerveza
se encuentran en un museo.

Con un paseo por el río descubrirás
un pueblo mágico que nunca olvidarás
Orizaba, fértil suelo,
orgulloso chayotero.
Yo te miro desde el pico
o desde el cerro del borrego

En el camino chile atole encontrarás,
las picadita y el pambazo pa’ llevar.
Antojitos mexicanos
hechos por las buenas manos
de la gente Orizabeña
que se encuentra en los mercados.

Se escucha a tiempo de manecillas
del grillito bellas melodías,
cada hora y con la brisa
En la Alameda también te lo encontrarás
grades recuerdos de la infancia volverán.

Los escalones 500 tu contarás
y una cascada de elefefante hallarás.

Caminando con gigantes
dinosaurios en el parque,
Poliforum y el recuerdo
que dejaron los abuelos.

Linda sirena con su voz te encantará
en Ojo de agua te la puedes encontrar,
con la piedra del gigante,
la niñita con su ángel
descansa en el cementerio
junto a Ignacio de la Llave.

El ex convento antiguo y mítico lugar
y el Teleférico te puede hacer volar.
Si es por tierra o por aire,
nos vamos al eco-parque
a contar viejas historias
o a pedirte que te cases.