Olga Sánchez Cordero y La Rifa del Avión

Hands writing on old typewriter over wooden table background

La voz en el desierto

 

Octavio Rodríguez Pasquel

Presencié la penosa intervención de la Secretaria de Gobernación que para adular al Presidente dijo: el pueblo bueno y noble apoyando a su presidente cooperando en la compra de cachitos para la rifa del avión presidencial, comparando el comportamiento del pueblo de México cuando ayudó con dinero y en especie a pagar la indemnización cuando Lázaro Cárdenas expropió las compañías petroleras.
Además del ridículo de la Rifa de un avión que no se rifó aumenta el hazmerreír la comparación.
Esta que solo es anecdótica trasciende porque la mentira de la Sra. Sánchez Cordero descubren el carácter servil de la Secretaria de Gobernación, que además fue Ministra en la Suprema Corte de la Nación, que solo puede uno imaginar fue factor decisivo en los juicios que llegaron a sus manos en un ejercicio que debería ser ejemplar, seguro que los poderosos deben haber sido favorecidos con sus fallos contra los débiles que son los pobres, de los que está tan alejada en fortuna, ella es millonaria.
Actualmente no creemos que busque dinero lo más seguro es un puesto de poder que sabemos se acostumbran los políticos, a veces por vanidad o por seguir logrando canonjías para los que los rodean.
La mayoría de los boletos fueron comprados por empleados gubernamentales a los que obligaron o las mismas dependencias que cubrieron el resto, unos cuantos empresarios millonarios y los que estoy seguro no compraron cachitos de $ 500.00 porque les faltaría “al noble pueblo” para sus necesidades entre ellas la alimentación.
Como si se sacara uno el dinero de una bolsa y lo pasara a la otra.

Como nota marginal y ridícula

Es también de risa las pobres y los pobres que cantaron los números de esta seudolotería, los disfrazaron no con un traje regional que hay tan hermosos en todo México, a estos gritones con unas guayaberas con bordados y con cintas a los lados que quien sabe quién puso de moda pero alejados de cualquier vestimenta original, con sombreritos de miseria y ellas con botas blancas, más cursi imposible.

Orizaba tiene historia y su traje regional

No leí la nota pero tuve varios comentarios de lo que se publicó como traje regional de Orizaba: el tocado simulaba guías de chayote y en las caderas un añadido con el Palacio de Hierro y como mandil con un estilizado Escudo de Orizaba, la falda con cintas verdes y doradas.
No sé quien lo creó y no pienso juzgarlo porque estoy lejos de ser crítico de nada y menos del tema, pero si me impulsó a escribir sobre las dos primeras ferias Orizabeñas a las que concurrí, han pasado muchos años, la primera siendo Presidente Municipal el Licenciado Jorge Gómez Cauzaránc y la otra en 1972 y organizada por el Licenciado Alberto Avellá y Pemo Sánchez Portas, tengo que decir que fue brillante e inolvidable. Orizaba tenía menos habitantes y en la Alameda fue la exposición de productos, el desfile en la Calle Real y el evento para elegir la Reina en el precioso Club Moctezuma, antes de su modernización que lo convirtió en lo que ahora es.
La primera que ya relate asistí de adolescente, fue en lo que ahora es nuestro Palacio Municipal, en cada arcada había una exposición de los productos de la región: nuestras frutas, nuestra ganadería y las fábricas de la región. Fue sobria y bella los orizabeños nos sentimos muy halagados.

La del 1972

Solo el evento de la elección de la Reina; las concursantes bellísimas todas, no las nombro por que podía yo omitir algunas por falla de memoria.
Desfilaron en traje de baile, expresaban algunos conceptos sobre nuestra ciudad y al final desfilaban en traje regional.
El jurado estuvo formado por varias distinguidas personalidades entre otros nuestro talentoso José Luis Ibáñez, que acaba de fallecer, Carlos Darío Ojeda, Ma. Antonieta Ojeda, Carlos Bello, Pilar Candel, Manuel López Ochoa, Galán de cine que entre otros personajes cinematográficos interpretó a nuestro celebre paisano Jesús Arriaga “Chucho el Roto”.
Calificaban cada participación con numeraria del 7 al 10, pero a lo que deseo referirme es al Traje Regional, desfilaron de Chiapanecas, de Traje de Charro, de Michoacanas y de varias Regiones del País y con la votación tan reñida se inclinó para Reina de la feria nuestra querida amiga Piedad “Piachi” Fernández Oropeza ahora de Campos, que con su bella presencia y con gran porte desfiló descalza luciendo el traje Regional de Orizaba, que desafortunadamente ya poco se usa, algo en San Juan del Río y un poco más en Tequila, recordemos que la mayor aportación de aborígenes vinieron de esos lugares aunque ya desde la época Virreinal se asentaban otras etnias.
Conozco el Traje Regional de Orizaba pero para la descripción que sigue me auxilió una empleada casi familia: Rosario Torres.
Se compone de falda negra de lana, en ocasiones azul marina un refajo rojo de tres o cuatro metros en la cintura, que a veces se usa como rebozo, el atuendo de la cintura son resabios de cómo se estila en varias regiones de España: la faja, recordemos que a la llegada de los peninsulares los originarios usaban taparrabos, la blusa con encaje y pasa listones, en las trenzas moños rojos, la conjunción de las diversas culturas que nos han enriquecido nuevas y diversas migraciones es lo que nos hace sentir orgullosamente orizabeños.

[email protected]