Tezonapa-Cosolapa, foco rojo de violencia

AVC Noticias

Xalapa, Ver.- En los últimos años, cinco reporteros veracruzanos han sido asesinados en la zona centro de Veracruz, muy cerca de la zona limítrofe con Oaxaca, considerada una zona de alta violencia. El más reciente fue Julio Valdivia, cuyo cuerpo decapitado fue hallado en Tezonapa donde trabajaba reporteando la nota regional, mayormente policiaca. Antes, en marzo del 2017, el reportero Ricardo Monluí, director de El Político y columnista de los periódicos veracruzanos El Sol de Córdoba y el Diario de Xalapa, fue asesinado cuando salía de un comedor en Yanga. El 8 de febrero del 2016, Anabel Flores, de 27 años fue privada de su libertad y su cuerpo fue localizado un día después en la carretera Cuacnopalan-Oaxaca, con dirección a Tehuacán, en Puebla. Anabel trabajaba como freelance en el Sol de Orizaba y había sido reportera de El Buen Tono. El 4 de mayo del 2015, el periodista radiofónico de la estación ‘La Ke Buena‘ y ‘Radio Max’ de Tierra Blanca , Armando Saldaña Morales, de 53 años, fue hallado muerto en una carretera del municipio de Cosolapa en el estado de Oaxaca. El cuerpo de Saldaña fue encontrado al lado de una furgoneta blanca con cuatro disparos en la cabeza. A menos de dos horas de Tezonapa, en Tierra Blanca, también en los límites con Oaxaca fue asesinado en julio del 2016, el reportero Pedro Tamayo Rosas, de 45 años. Tamayo, quien trabajaba en Al Calor Político y El Piñero de la Cuenca, fue asesinado cuando le dispararon afuera de su domicilio, frente a su esposa y sus dos hijos. Sólo un procesado A la fecha, hay una persona condenada a 50 años de prisión por el asesinato de Ricardo Monluí. Se trata de Ángel Rojas Benítez, alias “La Paloma”. EN 2016, la Fiscalía General del Estado de Veracruz, informó de la detención de Manuel “N” “El Cachorro”, presunto autor intelectual del asesinato de la periodista Anabel Flores. “El Cachorro” fue considerado líder de Los Zetas en la zona de Córdoba-Orizaba, y tenía abiertas investigaciones de alto impacto. “Vamos que esto urge”, la frase con la que recuerdan a Julio Valdivia, quien era reportero empírico de la nota regional de Tezonapa, es recordado por sus amigos de la redacción del Mundo de Córdoba donde laboraba, como un hombre comprometido con el oficio. Su frase más característica era : “Vamos que esto urge”. Valdivia -como le llamaban-, era padre de cuatro hijos y tenía más de 20 años en el oficio de periodista, pero para ganarse la vida había también había experimentado en otros oficios como el campo y la carpintería. “ Lo recordamos como una persona alegre y persuasiva en busca de la noticia, desde problemas sociales hasta la nota amable, esa que había que difundir para ayudar a quienes no tenían voz en la sierra, hasta donde se transportaba en su motocicleta durante más de dos horas de camino para convertirse en la voz de los lectores”, comentaron. Sus amigos recuerdan que en la década de los años 90 julio se desempeñó como policía bancario y fue en la siguiente década cuando comenzó a involucrarse en el periodismo a través de medios que circulaban principalmente en la zona cañera de Tezonapa. Posteriormente colaboró alrededor de tres años en el medio de comunicación Diario a Tiempo, también con influencia en esa región. Por un tiempo Julio se alejó de los medios y en 2012 fue llamado por el entonces reportero del periódico El Sol de Córdoba en la región de Tezonapa, quien le dio una cámara fotográfica y sus consejos para redactar una nota. En el año 2013 Julio Valdivia obtuvo la oportunidad de laborar para un periódico de Córdoba y a partir del año 2014 ingresó a las filas de Diario El Mundo, como corresponsal de la zona cañera de Tezonapa y Cosolapa (Oaxaca). Para completar ingresos, Julio también vendía comida junto a sus esposa. Sus amigos recuerdan que en más de una ocasión Julio Valdivia hizo posible que a través de sus publicaciones mucha gente fuera apoyada, enfermas o víctimas de injusticias sociales. Un peligro, ejercer periodismo Apenas el 12 de febrero pasado, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García y el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, firmaron un convenio para reforzar acciones operativas, de inteligencia y jurídicas en una estrategia coordinada con los tres órdenes de gobierno para la Construcción de la Paz y la Seguridad en su zona limítrofe. En las acciones participan la Guardia Nacional (GN), la Secretaría de la Marina (Semar) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), así como las policías estatales, las Fiscalías Generales de Oaxaca y Veracruz, al igual que la Fiscalía General de la República y el Centro Nacional de Inteligencia. En el caso de Veracruz, el área donde se intervendrá son: Tierra Blanca, Playa Vicente, Sayula de Alarcón, Santiago Sochiapan, Jesús Carranza y Tezonapa y en Oaxaca, los municipios son: San Juan Bautista Tuxtepec, San Felipe Jalapa de Díaz, San Miguel Soyaltepec, Loma Bonita, Acatlán de Pérez Figueroa, Huautla de Jiménez, San Pedro Ixcatlán y San Juan Lalana. Zona de alta violencia La zona donde Julio Valdivia ejercía el periodismo, es de alta violencia. En mayo del 2019, el comandante de la Policía municipal de Tezonapa fue ejecutado a balazos. Un año antes, en mayo del 2018, un enfrentamiento entre presuntos integrantes de la delincuencia organizada y policías en pleno centro dejó varios vehículos afectados y crisis nerviosa entre los pobladores. De acuerdo con los primeros reportes, todo comenzó cuando un grupo armado “secuestró” a dos hombres que viajaban a bordo de una motocicleta, por lo que otro grupo intentó liberarlos, desatándose un enfrentamiento. En julio de ese año, cuatro policías municipales de Tezonapa, fueron asesinados a tiros en dos enfrentamientos armados con minutos de diferencia. Además, dos civiles también fallecieron por el atentado. En junio del 2019, Elementos de la Fuerza Civil y Policía Estatal capturaron en Paso Real, Omealca, a una célula del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Veracruz, los detenidos son José Samuel Luna de 21 años; Juan Daniel Luna de 23 años y José Guadalupe Salvador de 22 años. A uno de ellos, la Policía Estatal lo identificó como “Comandante Perro”, jefe de plaza de esta célula delictiva en la zona montañosa de Veracruz, de acuerdo a una nota de Proceso. A principios de febrero de este año, elementos de la Guardia Nacional y del estado, realizaron patrullajes, luego de que unos 30 sujetos armados y encapuchados fueron capturados en el acceso a Tezonapa. El 22 de febrero, la Secretaría de Seguridad Pública activó el Código Rojo para la búsqueda y localización de los autores del ataque armado perpetrado contra el Mando Único con destacamento en Córdoba, que tuvo como saldo cuatro policías muertos. Asimismo, dentro los cuatro policías que lamentablemente perdieran la vida en cumplimiento de su deber, dos eran miembros de la Policía Estatal y dos estuvieron adscritos a la Policía Municipal de Córdoba. En marzo, fueron halladas tres osamentas dentro de un pozo y tres vehículos tras un operativo de la Secretaría de Marina en la comunidad de Independencia en Tezonapa. En abril, el líder cañero Hugo “N”, fue privado de su libertad por un grupo de sicarios que lo persiguió y baleó la camioneta en la cual iba sobre la carretera estatal Córdoba-Omealca, en el tramo de Providencia y El Zapote. Una versión de los hechos de medios locales, indica que varios ocupantes de camionetas blancas persiguieron al líder pero se les escapó y lo persiguieron hasta alcanzarlo a la salida de El Zapote, en donde lo balearon. El 10 de julio pasado, elementos de la Policía Estatal detuvieron a cuatro personas tras suscitarse una balacera en la comunidad de Presidio. Uno de los detenidos es un presunto delincuente identificado como Julián “N”, de 34 años.