37 años de una leyenda

Agencias
Afamada por la potente voz que tenía y las mezclas de diversos géneros en su música, la cantante británica Amy Winehouse recibió mayor atención pública por sus adicciones a las drogas y al alcohol, así como los enfrentamientos que protagonizó con la prensa y la policía.
Hace nueve años, el cuerpo de la intérprete fue encontrado en su cama; a pesar de que tenía 27 años, su muerte no fue una sorpresa por la vida de escándalos, excesos y conciertos inconclusos que marcaron su vida cuatro años antes de esa fecha.
Nacida el 14 de septiembre de 1983 en los suburbios de Southgate, en el norte de Londres, Amy Jade Winehouse tenía una familia judía que gustaba del jazz; su padre Mitchell fue taxista y su mamá Janis, farmacéutica.
Con frecuencia solía escuchar a su padre cantar en casa, en especial temas de Frank Sinatra, tiempo después también comenzó a imitar este hábito, pero en su salón de clases, al grado que sus maestros no podían mantenerla callada.
A los nueve años se inscribió en la Escuela de Teatro de Susi Earnsh, donde permaneció cuatro años. Cuando tenía 10 años fundó una banda de rap llamada Sweet “N” Sour y a los 12 años acudió a la Escuela de Teatro de Sylvia Young, pero fue expulsada un año después por mal comportamiento y habersepuesto un “piercing” en la nariz.
En 1997 apareció en un episodio de The fast show, junto con otros estudiantes de la escuela de Sylvia Young; más tarde fue al Colegio Británico de Selhurst, Croydon, y al Ashmole School.
A los 13 años recibió una guitarra como regalo y comenzó a escribir su propia música; poco después se fue haciendo de fama al trabajar en pequeños pubs de Londres, por la zona del famoso mercado de Camden Town.
Fue gracias a su amigo y también cantante Tyler James que la intérprete comenzó una carrera discográfica, cuando éste le dio un demo a un productor; en ese entonces ella tenía 16 años.

Frank, su álbum debut
Lanzado a la venta el 20 de octubre de 2003, Frank fue su primera producción discográfica con la que ingresó a la industria musical de manera formal; el álbum fue producido principalmente por Salaam Remi, contenía influencias de jazz y, a excepción de dos “covers”, todas las canciones fueron coescritas por Winehouse.
El material discográfico fue bien recibido por los críticos, quienes compararon su voz con las de Sarah Vaughan, Macy Gray, entre otras. Su éxito fue tal, que la placa alcanzó Disco de Platino en Reino Unido, y fue nominado a los Premios Mercury Music y a los Brit Awards.
En 2006, Amy sacó su segundo álbum, Back to black. El 14 de febrero de 2007 ganó un Brit Award en la categoría de Mejor Artista Británica; en junio del mismo año, Winehouse fue nuevamente nominada a los Mercury Prize por esta placa musical.