Un reportero ‘de guerra’

Betsabé Cárdenas
El Mundo de Córdoba

Se fue uno de los nuestros. Esta vez la estadística nos tocó a los mundanos. “Amiga, ¿cómo andas?, cuídate mucho, Dios te bendiga échale ganas y acá andamos a la orden”, solía saludarme Julio, cada que nos saludábamos.
Lo recuerdo como un compañero alegre pero también de armas tomar y claridoso con sus comentarios, nos hacía reír con sus ocurrencias en el grupo de WhatsApp en el que se discuten temas de nuestra sección. También su imprudencia nos hacía interactuar, “rompía el hielo”.
Quiero recordarlo así, con ese ímpetu de perseguir la noticia, pero también con la angustia pues refería: “todo está canijo, está peligroso pero ¿qué le hacemos? hay que trabajar y sacar adelante a la familia”.
Aunque no teníamos contacto físico por la distancia de las zona que cubrimos, siempre estábamos comunicados por celular, éramos cuatro reporteros de Regional y su partida nos ha sacudido emocionalmente. Hay muchos sentimientos encontrados.
Aunque la vida sigue, no seguirá igual. Hay tristeza, rabia e impotencia en el gremio y seguro impunidad.
El jueves la portada como otras veces fue de él y no por algún acontecimiento que cubrió, sino que le tocó dar el último adiós a su travesía diaria en esa zona cañera. Se fue un padre de familia que buscaba el sustento para sus hijas pero sobre todo se fue un reportero de guerra.