‘Julio nunca perdía su buen humor’

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Acostumbrado a recorrer los lugares más apartados en busca de la noticia para convertirse en la voz de los lectores, Julio Valdivia es recordado como un reportero persuasivo y sagaz, por quienes compartimos momentos en la labor periodística, lo tenemos presente como un personaje “guerrero” para buscar la noticias.
El 6 de agosto de 2016 la fuerte la fuerte lluvia generó que el río Blanco se desbordara a la altura del puente Xúchiles, decenas de familias quedaron semi incomunicadas, en ese momento por las condiciones se complicó la labor informativa, sin embargo para “Valdivia” como comúnmente le llamábamos, se ofreció a informar desde el lado de Omealca donde a través de sus imágenes reflejó la intensidad delproblema.
Siempre preocupado por darle inmediatez a los avances en redes sociales y mostrar todos los ángulos de la noticia para ser el primero en informar, pues para el la primicia era lo más importante, debido a que consideraba que los receptores eran lo más importante.
“De aquí no nos movemos, la nota está buena y hay que darle seguimiento”, dijo esa ocasiones mientras tomaba gráficas de aquel desbordamiento del río donde permanecimos más de ocho horas en espera que disminuyera la intensidad, sin embargo, nunca perdía su buen humor y ganas de sacar adelante el trabajo informativo, el cual quedó plasmado en las páginas de este diario.
Siempre con una pequeña libreta y lapicero que se colocaba en la bolsa trasera del pantalón y con un teléfono en la mano que tenía siempre listo para captar las gráficas de sus notas informativas, así quiero recordar a quien destinó más de 20 años de trabajo en el periodismo para informar a la sociedad.