‘Aún espero recibir su llamada’

Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

La fotografía de Luis aparece por todo Córdoba y Fortín, pero a ocho meses de su desaparición no se tienen noticias sobre su paradero. Su madre, Luisa Ronzón continúa en la búsqueda pues queda pendiente esa reunión que tenían por la noche de ese 9 de enero.
Luis Ronzón Montiel tenía 27 años cuando desapareció, la ubicación que le dijo a su madre era que estaba en un centro comercial entre Fortín y Córdoba, después de eso, ya no hubo más noticias, ni las llamadas entraban a su celular.
Su madre, Luisa Ronzón Montiel dijo que ese jueves durante la mañana estuvieron hablando por teléfono, de ahí como a las 2:00 de la tarde le envió un mensaje que estaba en un centro comercial pero habían quedado de verse en la noche, eso ya no sucedió.
“Él ya no vivía conmigo, yo le mandé mensaje y sólo le llegaba una palomita (al whatsapp) y le marcaba pero ya me mandaba a buzón, al otro día no me llamó y me extrañó porque él estaba en comunicación conmigo todo el tiempo y empecé a ponerme nerviosa, ya el sábado empecé a localizarlo y a través de la búsqueda, para el domingo yo presenté la denuncia por desaparición”, comentó la madre de Luis.
Debido a la secrecía de la investigación de la carpeta 008/2020 no se pueden revelar más datos, pero se tuvieron acceso a las imágenes de las cámaras de seguridad del centro comercial, por lo que espera que ya pronto se tenga información para saber el paradero de Luis.
Dijo que ya hay cosas avanzadas por parte de la Fiscalía del Estado, así como ella misma se ha movido para investigar y se pueda tener información concreta para su localización.
“Desafortunadamente estamos desesperados por el tiempo porque cumple ocho meses y queremos saber a ciencia cierta qué pasó con él y encontrarlo. Esto no se lo deseo ni a mi peor enemigo, esto es algo que no se ve venir porque no estigmatizábamos esta situación pero cuando lo vive uno aún no lo puedo digerir, siento es como si fuera algo como irreal y pienso que Luis al rato me va a llamar”, dice.
Estos meses no han sido fáciles para Luisa y para su familia, ella tuvo que abandonar su trabajo para dedicarse a la búsqueda de Luis. “Empieza uno a valorar más las cosas, a ser más empático con las personas que viven esto y darnos cuenta que falta mucho para que el Gobierno tenga mejores actuaciones y que los trabajadores (de la Fiscalía) estén capacitados y ser más empáticos, haber más personal”, dice.
Amigos y familia le han donado lonas de búsqueda para colocarlas por toda la ciudad, así como hay una recompensa de 250 mil pesos para quien aporte información que pueda ayudar en su localización.
“Agradezco el apoyo de todos, desde quienes hacen una oración para que aparezca, desde quienes comparten la publicación de mi hijo, se hace todo lo que esté al alcance para que aparezca, ¿y qué no haría una mamá para encontrar a su hijo?. He tenido que separar mucho la emoción de la razón, sino no tendría la fuerza que he tenido hasta ahora para avanzar y lograr mi objetivo que es encontrarlo. Esto te cambia la vida por completo”, dice con la voz entrecortada.
Luisa define a su hijo como un joven muy “amiguero”, con carácter fuerte pero a su vez es muy carismático y empático, y lo ha notado en todo el apoyo que ha recibido por parte de familia, amigos, conocidos y no conocidos.
Finalmente, dijo que espera que las noticias sean buenas y pronto puedan darle noticias y regresen a su hijo a casa.