Fernanda Rubí es el Colectivo

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

Si Fernanda Rubí no hubiera desaparecido, hoy sería una exitosa chef, tal vez hasta hijos tuviera y su carisma, su optimismo y su alegría contagiaría a quien tuviera cerca.

Pero ella no está, fue desaparecida hace ocho años en Orizaba… Y esa desaparición truncó sus sueños y provocó una gran tristeza en su madre Araceli Salcedo Jiménez, quien obligadamente se ha vuelto defensora de derechos humanos, tras apoderarse de la búsqueda de su hija.

Rubí fue arrebatada por la delincuencia, físicamente no está cerca, pero su esencia, su nobleza y su corazón, siguen ayudando a volver a casa a muchos desaparecidos.

Por esta tragedia, su desaparición, su madre fundó el Colectivo de Familia de Desaparecidos Orizaba-Córdoba que empezó buscando a 5 jóvenes, entre ellos Fernanda Rubí, que habían desaparecido en aquella fatídica fecha: el 7 de septiembre de 2012.

“Quien realmente ha ayudado a todas esas madres a recuperar a sus hijos, es Rubí, porque si esto no hubiera pasado, yo no estaría aquí”, comenta.

Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, desapareció a los 21 años, fue sustraida de un antro en Orizaba, cerca de la comandancia de la Policía Municipal.

Los días pasan

Nadie vio, nadie escuchó, nadie supo… Han transcurrido 2 mil 920 días de no tener noticias de ella, de no estar en casa, de no poder realizar sus sueños y de tener en un dolor permanente en su madre y sus hermanos.

“Se dice fácil ocho años, pero son 8 años signos de dolor, de impotencia, de coraje, de una rabia tremenda hacia todo lo que ha venido pasando tanto con las autoridades.

“Mi hija, donde quiera que ella esté, quiero que sepa que su familia no deja de buscarla, no deja de exigir justicia”, relata.

Fernanda Rubí hoy tiene 4 hermosos sobrinos que la quieren conocer.

“Tiene una sobrina que se llama Aitana y la busca incansablemente, ella me da ánimos y me dice: abuela, yo creo que mi tía Rubí está en una casa muy bonita y se está peinando… ya no le llores porque mi tía está bien”, cuenta.

Esto le hace pensar a Araceli, si Rubí sigue en vida o ya no está en este mundo terrenal. Comparte que los sobrinos de su hija, hablan de Fernanda como si platicara con ellos.

“Oír a mi nieto decir que su tía le habló, y que le dijo que le dijeran a su abuela que ya no llorara, es algo que te parte el alma, pero esto va más allá y como he dicho: hasta el último suspiro de mi vida voy a seguir buscando a mi hija”.

 

Alcanzar los sueños

Si a Rubí no se la hubieran llevado esa noche en que la arrebataron de su familia, seguramente ya habría alcanzado muchos de los sueños que tenía pendientes.

Araceli comparte que hace poco tuvo una cirugía, y si Rubí hubiera estado, la hubiera acompañado en todo momento. Antes de que desapareciera, Araceli también tuvo una cirugía, y Rubí estuvo siempre a su lado. “Yo creo que en esta última cirugía, ella hubiera estado ahí, sosteniéndome de la mano”.

No hay día en que Araceli no dejé de extrañar los besos de su hija, sus abrazos, sus palabras.

A raíz de la desaparición de Fernanda, y tras la búsqueda férrea que emprendió su madre, conformó el Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba.

Araceli se dio cuenta que no solamente ella pasaba por el dolor de haber perdido a un hijo, sino que había otras mujeres más buscando a sus hijos.

“Yo sé que Rubí me ha dado la fuerza, me ha dado el ánimo”, comenta.

Fernanda Rubí, a través del Colectivo, ha logrado integrar a casi 360 familias que buscan a un hijo, un padre, un esposo, un novio o un familiar y que tienen una denuncia; hay un número similar de familias que también están integradas al colectivo pero que no han puesto una denuncia.

Son 26 personas las que han sido localizadas sin vida y que estaban siendo buscadas desde el colectivo. Otras 18 han sido localizadas también sin vida en fosas clandestinas sin ser parte del colectivo.

Señala Araceli que esto ha podido hacerse posible por Fernanda Rubí, que desde donde se encuentre, no deja de ayudar a otras personas a ser localizadas con la búsqueda que se emprendió por hacerla regresar a casa.

 

Petición

El Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba hace una petición al alcalde Igor Rojí López para que pueda destinar un espacio público en la ciudad en donde se pueda levantar un memorial con el nombre de las personas desaparecidas en la ciudad.

Conociendo el apoyo que el Colectivo ha tenido de esta autoridad en otras ocasiones, confía en que no sea la excepción, y puedan contar con este espacio para darle memoria a las víctimas de desaparición.