El Cambio de términos en origen es lo mismo

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) era hegemónico y la oposición que tenía en ese momento, al menos la visible, era el Partido Acción Nacional (PAN), en todos los eventos multitudinarios que realizaba el PRI, el PAN decía que las personas que asistían a esos eventos la gran mayoría eran acarreadas, inclusive realizaban grabaciones exhibiendo a personas que asistían a esos eventos y desconocían a que iban.
Cuando el PAN realizada eventos similares decían que la personas que asistían a eso eventos se les movilizaba; ante ello, el PRI también gravaba a personas que asistía a mítines del PAN preguntándoles si sabían a que asistían, la mayoría contestaban que no sabía.
Eso se convertía en un verdadero juego de palabras, el PRI con sus acarreos y el PAN con sus movilizaciones, en origen era lo mismo. Lo lamentable es que el PRI la mayoría de veces lo realizaba con recursos públicos y el PAN con recursos de procedencia “desconocida”. Lamentablemente en esos tiempos esos eventos no eran fiscalizados por el órgano electoral.
En días pasados observamos y escuchamos al presidente en algunas de sus conferencias mañanera expresar, que el verdadero problema que existía en gobiernos anteriores era la corrupción, qué con la extradición y captura en su gobierno del señor Lozoya, ex director de PEMEX en el gobierno de Enrique Peña Nieto, se estaba dando un gran golpe a la corrupción que existió en el pasado.
Los recientes videos que se dice entregó el señor Lozoya a la Fiscalía General de la República (18), señala el presidente que es algo muy importante, debemos recordar lo que destacó: “Tal vez los videos no sean prueba plena para tipificar algún delito, pero si son prueba moral”. También señaló que los montos que se recuperen serán determinantes para el país, indica que cualquier acto que se cometa fuera de la ley es corrupción, nada al margen de la ley y nadie por encima de ella.
Por otro lado, se debe destacar que la Ley General de Instituciones y Partidos Políticos en su artículo 94, inciso e) prevé el tema de las aportaciones a los institutos políticos por parte de sus militantes, puntualizando que estas aportaciones sin son de la propia militancia no deben rebasar x % de lo que reciben los partidos políticos como prerrogativas de las arcar federales y que estos deben reportarse en tiempo y forma a la autoridad electoral correspondiente.
En 2015, el hoy Presidente de la República era dirigente nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), tenía asignadas por ley prerrogativas federales tanto económicas como de radio y televisión, las aportaciones que recibió de la militancia debió reportarlas, en tiempo y forma, a la autoridad electoral; por lo tanto, ante tantos dimes y diretes, el Instituto Nacional Electoral (INE) deberá pronunciarse y decirle a la opinión pública si lo aportado por el hermano ha MORENA se encuentra dentro de lo que señala la ley. De no ser así, el INE debió tipificarlo como delito electoral, en consecuencia, debió emitir la sanción correspondiente. Tal vez legalmente no hubiese pasado mucho, pero moralmente sí.
Si bien la ley permite las aportaciones de la militancia a los partidos políticos, estos están obligados a reportarlos a la autoridad electoral, misma que está obligada a dar puntual seguimiento. Por lo tanto, es imperativo que el hoy presidente aclare esta situación, y ante ello, el órgano electoral deberá pronunciarse al respecto. Dice un dicho “no hagas cosas buenas que parezcan malas” ¿Usted qué Opina?
[email protected]