Trabuco

Toque de
crificio

Trabuco

Gabriel Quintana

Muchos movimientos llamaron la atención, en la fecha límite que la Grandes Ligas impuso a todos los equipos en el último día de agosto. Pero ninguno llamó más la atención de los fanáticos que la llegada de Mike Clevinger a los Padres de San Diego, quienes a costa de este cambio se desprendieron de tres de sus mejores prospectos.
Clevinger fue prendido por organizaciones como los Yankees de Nueva York, Bravos de Atlanta e inclusive los propios Cachorros de Chicago, no obstante ninguno mostró tanto interes ni fue tan agresivo como la propia gerencia de los Frailes. Ahora Clevinger que ha tenido un par de temporadas de buen nivel, llega a reforzar una rotación que seguramente dará de qué hablar en la postemporada.
Y es que el esfuerzo que realizaron los ‘altos mandos’ de los Padres no fue para menos, ya que su principal interés es pelear de tú a tú a los Dodgers de Los Ángeles quienes se mantienen como el mejor equipo de todas las Grandes Ligas (con sus 26 victorias). De tal forma que la rotación de San Diego ahora tendrá como líder al recién llegado de Cleveland, seguido por Chris Paddack, Dinelson Lamet, Garret Richards y Zach Davies.
Este movimiento fue seguramente el más sonado de todas las Grandes Ligas pero también hubo algunos otros equipos que demostraron que esté 2020 no será una temporada de transición, y que harán hasta lo imposible por conseguir el título de la Serie Mundial.
Los Padres ahora tendrán la oportunidad de contender por la División Oeste en la Liga Nacional y reforzar un roster donde ya figuran peloteros de la talla de Manny Machado, Eric Hosmer que ya sabe lo que es ganar un Clásico de Otoño y el dominicano sensación: Fernando Tatis Jr.
Todo lo contrario para equipos como los Yankees de Nueva York quienes fueron severamente criticados por no armarse en la fecha límite, pese a contar con varios jóvenes con futuro prometedor como Gleyber Torres, Miguel Andújar y el propio Clint Fraizer.
Al parecer los cambios no fueron de interés para los Bombarderos del Bronx que este año han tenido que batallar con las lesiones de varios de sus peloteros titulares y qué decir de la rotación que pese a la llegada de Gerrit Cole, ha lucido mermada ante la ausencia del dominicano Luis Severino. Sólo el tiempo dirá si los movimientos y el sacrificio que hicieron las organizaciones a costa de sus prospectos fue correcta.